article-thumb
   

Editorial: Los responsables de las horas malditas en el Parque del Este

El Cooperante | 10 noviembre, 2019

Caracas.- Ha llegado la hora, para algunos, de lavarse las manos. El bochornoso, impúdico e inenarrable suceso acaecido este sábado en el otrora imponente Parque del Este inaugurado por Rómulo Betancourt en 1961, es la diáfana muestra de que en Venezuela, las bases de la sociedad fueron podridas ex profeso por el comunismo que empezó en 1999. Hay razones de peso para angustiarse no solamente por la existencia de una dictadura, sino también porque los jóvenes que con salvajismo destrozaron las instalaciones de lo que algún día fue referencia para el sano esparcimiento de los caraqueños, nacieron y fueron criados bajo el régimen chavista. Ese es el futuro próximo del país. Hay responsables de lo ocurrido . ¿Quiénes son?

Le puede interesar: Tragedia en Parque del Este: menores fallecidos y más de 50 heridos tras revuelo en concierto

El país, indignado, observó este sábado cómo una multitud que asistía a un concierto gratuito de rap, terminó en una estampida con más de medio centenar de heridos y una fallecida confirmada. La víctima se llamaba Andrea Calderón, y murió cuando varios asistentes le pasaron por encima al inicio del concierto. Los comunicadores sociales que se acercaron a cubrir el suceso presenciaron, aterrados, cómo varios de los jóvenes -buena parte de ellos menores de edad- se encontraban bajo los efectos de diversas sustancias psicotrópicas.





Las autoridades del Instituto Nacional de Parques ya se han pronunciado con un lavado de manos de por medio: jamás autorizaron la celebración de un evento de tal magnitud en el Parque del Este, y conminaron a los organizadores  “a asumir responsabilidades” por lo ocurrido. ¿Cuál empresa de eventos masivos puede acceder al Parque del Este a realizar un concierto sin autorización de Inparques, con publicidad en redes sociales incluida y la mirada complaciente de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana que custodian el lugar? ¿Cómo es que las autoridades del régimen, expertas ordenando represión a manifestantes opositores, permiten que una tarima sea instalada a cielo abierto sin permiso de absolutamente nadie?

Pero quizás lo más lamentable es que aquellos muchachos, que se supone son el futuro del país y que terminaron protagonizando una escandalosa estampida con agresiones, destrucción de instalaciones, heridos y muertos, ignorando las más elementales normas de civilidad, nacieron y fueron criados durante esa cosa  que llaman revolución bolivariana, que más bien parece haberse convertido en una máquina que fabrica diáspora, sangre y miseria, como todos los regímenes comunistas.

“Al principio todo estaba bien. Pero de repente hubieron (sic) muchos niños que se pusieron a interrumpir el evento. Se pusieron a lanzar cosas. Se empezaron a empujar. De repente arrancaban a correr llevándose por el medio a todo el mundo”, declaró Génesis Díaz a nuestra periodista Lysaura Fuentes en el lugar de los hechos.





Un material audiovisual difundido en redes sociales, coincide con el testimonio ofrecido por Rodríguez a El Cooperante, en tanto que el pronunciamiento del artista Neutro Shorty antes de retirarse de la tarima, es más que elocuente.

“Es chimbo lo que está pasando. Váyanse con calma, porque la gente va a seguir escoñetándose aquí adelante y así no se puede”, expresó el cantante, visiblemente molesto.

Responsables hay por todas partes de aquel bochorno que el país debe condenar de la manera más enérgica y categórica. Responsables son las autoridades. Responsables son los funcionarios que custodiaban el lugar. Responsables son los organizadores. Responsable es el sistema implantado por el régimen en 20 largos años que destruyó el modelo educativo y acabó con la República. El desvalijamiento de una parte de las instalaciones del Parque del Este es sinónimo de lo que pasa en Venezuela y es un calco de lo que representa el régimen: la destrucción.

Y responsables también, aunque sean menores de edad, quienes con sus acciones contribuyeron a desatar las horas malditas en el Parque del Este.

Comentarios

comentarios