article-thumb
   

“El 2016 se presenta más complicado”: Cesta venezolana cayó $42,9 el año pasado

Admin

El Cooperante.- Las giras internacionales realizadas el año pasado por el presidente Nicolás Maduro y otros personeros de su gobierno no convencieron a la Organización de Países Exportadores de Petróleo ni a los productores independientes, como Rusia, de retomar el sistema de recortes de producción para repuntar los precios del crudo, situación que hace énfasis en la crisis económica que vive Venezuela.

Esto se evidencia en el retroceso de la cesta petrolera venezolana en 42,99 dólares el barril entre 2014 y 2015, al moverse de 88,42 a 45,43 dólares por barril, respectivamente, según las cifras del Ministerio de Energía y Petróleo hasta la semana culminada el 18 de diciembre pasado, reseñó El Nacional. Cabe destacar que en esa semana la canasta descendió al nivel más bajo del año con 29,17 dólares el barril.

José Toro Hardy, ex director de Petróleos de Venezuela, explicó que ha habido un cambio estructural en los mercados petroleros internacionales que imposibilita la propuesta venezolana de implantar techos de explotación de crudo dentro de la OPEP y otros productores no pertenecientes a la organización.

No obstante, el gobierno venezolano insiste en sus esfuerzos para que la OPEP se reúna el primer trimestre del presente año con la intención de que los países miembros recorten la producción petrolera y los precios se fortalezcan. El vicepresidente Jorge Arreaza informó el miércoles que el precio del petróleo nacional se debilitó 70% en el transcurso de 2015 al justificar la medida de los aumentos al Impuesto Sobre la Renta (ISLR) y otros tributos.

“La estrategia de varios productores OPEP, liderada por Arabia Saudita, de proteger su participación en el mercado fue la que se impuso en 2015”, señaló Toro Hardy. La producción petrolera saudita alcanza actualmente de 10 millones a 10,5 millones de barriles al día.

El experto precisó que acompañan a Arabia Saudita, otros productores pertenecientes a la OPEP como Kuwait y los Emiratos Árabes, además de Rusia que están más preocupados en defender sus cuotas de mercado para lo cual aumentan su producción así los precios bajen. El objetivo de esta estrategia es quitarle competitividad al petróleo más caro obtenido de los esquistos, el cual ha permitido a Estados Unidos –uno delos principales consumidores de energía del mundo– aumentar su explotación doméstica de hidrocarburos.

Según el ex director de Pdvsa, otro elemento que profundiza la sobreoferta de petróleo mundial, es que Irak ha aumentado progresivamente su explotación de crudo.

Por su parte, Orlando Ochoa, consultor petrolero y profesor de Macroeconomía y Petróleo de la Universidad Católica Andrés Bello, indicó que en el transcurso de 2016 habrá una sobreoferta de 1 millón de barriles diarios con el ingreso de la producción paulatina de Irán, como consecuencia del cambio de la política nuclear de ese país integrante de la OPEP.

A juicio de Ochoa, las cotizaciones del crudo permanecerán débiles entre enero-marzo de 2016 con ligeras recuperaciones a partir del segundo trimestre, lo cual puede impulsar la cesta venezolana entre 40 y 48 dólares el barril en el año.

Toro Hardy y Ochoa coinciden en que Venezuela queda “muy mal parada” ante los cambios que presenta el mercado petrolero internacional, debido a que Pdvsa no tiene capacidad de maniobra dadas sus limitaciones financieras y operacionales.

Señalaron que en el corto plazo la empresa estatal petrolera no está en capacidad de aumentar la producción que según las cifras del gobierno está en 2,8 millones de barriles diarios, pero que otras fuentes como la OPEP y la Agencia Internacional de la Energía colocan en 2,4 millones de barriles día, los cuales incluyen el consumo interno de Venezuela.

Fuentes cercanas a Pdvsa que pidieron el anonimato informaron que la demanda nacional de hidrocarburos ha bajado de 750.000 a 500.000 barriles diarios como consecuencia de la recesión económica que vive el país. Esto liberaría cerca de 250.000 barriles para la exportación, pero Venezuela los tiene ya comprometidos con China dentro del acuerdo de pagar la deuda con petróleo.

Toro Hardy agregó que otra muestra de insolvencia es que los buques no entregan el crudo liviano para disolver el petróleo pesado de la Faja del Orinoco si Pdvsa no les paga por adelantado.

Recordó que la economía mundial registra el retroceso de los precios del petróleo y de todas las materias primas como el café y los minerales, entre otros. A su juicio, para Venezuela 2016 se presenta mucho más complicado que 2015.

Insistió en que el país necesita un cambio de modelo macroeconómico y social que el gobierno es reacio a realizar, pese a que el pueblo pide ese cambio como lo demostró en la masiva votación de las elecciones del 6D.

Comentarios

comentarios