Connect with us

Destacados

El alcalde macho José Vicente Rangel le dio 360 contratos a dedo a su cuñado

El chiste malo que grabó para invitar a las mujeres a votar otra vez por el -"les vamos a conseguir un macho a cada mujer"-, solo funcionó para que le destapen el oscuro expediente que arrastra desde 2009, cuando otorgó sin licitación mas de 300 contratos de obras públicas a su cuñado, un grupo de familiares y amigos se llevó más de 60% del presupuesto municipal y su esposa fue sancionada por estar morosa y violar la disposición de pago del IVSS

Publicado

/

Caracas.- Quiso hacer una gracia y le salió una morisqueta. La reaparición pública del alcalde José Vicente Rangel Ávalos y su cuestionado video no solo fue ridícula, por decir lo menos, sino que semejante metida de pata sirvió para recordar que Rangel Ávalos aún existe, que acude de vez en cuando a su despacho y le encanta  cacarear los beneficios de su gestión cada vez que hay elecciones cerca. Solo que en vez de prometer la construcción de viviendas -que no cumplió en 2009-, ahora hace chistes malos ofreciendo "un macho a cada mujer" a una población mayoritariamente conformada por mujeres de bajos recursos habituadas en su mayoría a tener hijos de diferentes "machos" para sobrevivir, lo que se convierte en el principal generador de pobreza. Un detalle que el aspirante a repetir en el cargo, obviamente ignora. 

Lea también: Nicolás Maduro sobre la UE: "No me importa para nada lo que diga o haga"

Y aunque Rangel Avalos estará feliz por la ṕublicidad negativa que ha recibido a cuenta de su lamentable video de campaña -sus asesores  deben cobrar muy bien y  justificar cualquier cosa-, las miles de mujeres que se han sentido ofendidas por su comentario fuera de siglo, optarán por recordar su pasado lejano y reciente para ponerlo en su sitio, desde responsabilizar  al alcalde por  las llamadas "zonas de  paz", donde terminaron refugiados decenas de delincuentes que las usan como sus guarimbas, hasta  el expediente por corrupción conformado por 14 cajas,  olvidado en alguna gaveta de la Contraloría General de la Nación desde el año 2009 o  reposando en algún tribunal como  tan detalladamente investigó el periodista Josep Poliszuc y  publicó luego en el portal de Transparencia Venezuela.

"A los tribunales de Caracas nunca les llamó la atención que en el registro mercantil de la empresa Proyectos y Obras Maga figuraba el nombre de Oswaldo Chacón, el cuñado del alcalde. Tampoco que esa y otras empresas de la misma gente se llevaran  360 contratos por obras y servicios que asignó el propio Rangel Ávalos a dedo. Sin licitación.

Ni la Justicia ni ningún otro poder de la República Bolivariana de Venezuela llamó a Rangel Ávalos para que rindiera cuentas sobre una serie de irregularidades que publicó  el diario El Universal el 22 de marzo de 2009, tres meses después de apartarse de la alcaldía.

Uno de los  contratos fue otorgado tres meses antes de las elecciones municipales: Proyectos y Obras Maga se llevó uno de los últimos cheques que salieron de la administración Rangel Ávalos; sin embargo, nunca concretaron la obra.

Advertisement

Pasaron los comicios, la oposición celebró la conquista de Petare y tras una retahíla de denuncias publicadas en prensa, al llegar al poder la administración de Carlos Ocariz terminó reclamando los cuatro edificios que prometían...Los contratos que quedaron en la alcaldía, los registros mercantiles de las contratistas e incluso los nombres de los gerentes y directivos que firmaban a nombre de ellas, dejaron bien claro que un grupo de familiares y amigos se llevó más de 60% del presupuesto municipal. No en vano, otra de las empresas del mismo clan inscribió su domicilio fiscal exactamente en el mismo local del Centro de Seguros La Paz donde despachaba la primera dama del municipio, Gabriela Chacón. Una que fue sancionada por  estar morosa y  violar la disposición de pagar al Instituto Venezolano de Seguros Sociales.

El ex alcalde prefirió apelar al bajo perfil. Apartado por un buen tiempo de la esfera pública, el Ministerio Público nunca se refirió a las denuncias en su contra. Tampoco la Contraloría General de la República, a donde llegó Carlos Ocariz el 29 de abril de 2009 con 14 cajas llenas de documentos con presuntas irregularidades cometidas en el período de su antecesor.

Si bien Rangel Ávalos nunca respondió a la retahíla de pruebas en su contra, tampoco lo hicieron las empresas y personas involucradas en ellas... por ejemplo, cuando el dólar oficial estuvo en 1.920 y 2.150 bolívares de la época,  un pool de empresas se llevó más de 87 millardos –equivalentes a más de 40 millones de dólares– destinados a levantar obras aplazadas, como el mercado de buhoneros de Petare y la segunda sede del Hospital Pérez de León.

También el Centro de Atención Integral para la Infancia y la Adolescencia de la parroquia Mariches, para el que la administración de Rangel Ávalos no escatimó recursos. En total, más de 10 millones de dólares fue lo que la Alcaldía de Sucre destinó a esa casa de abrigo, la obra más emblemática de una gestión que, al final, terminó en manos de la esposa del alcalde.

Pero cuatro años después de estas denuncias, el ex alcalde del municipio Sucre llegó al alto Gobierno. Maduro lo designó Viceministro de Política Interior y Seguridad Jurídica donde surgió el invento de las zonas de paz y para el 2017, regresó a la Alcaldía, a pesar de que  nunca respondió por las denuncias de corrupción que formularon en su contra.

Advertisement

Solo el Gobierno de Canadá, en noviembre de 2017 lo incluyó en la lista de 18 altos funcionarios venezolanos sancionados por ese Estado, a quienes acusó de  “ser responsables, o cómplices, de graves violaciones a los derechos humanos reconocidos internacionalmente, han cometido actos importantes de corrupción o han hecho ambas cosas”. Y, de acuerdo con información del periodista venezolano que vive en Miami, José Vicente Antonetti, el Gobierno de Estados Unidos anuló las visas de su esposa e hijo, razón por la cual tuvieron que suspender un viaje al imperio en abril del 2020.





Tendencias