article-thumb
   

El verdadero “Amor en Cifras” de Nicolás Maduro : Crímenes, escasez e inflación

El Cooperante

Roberta Stabile.- El Gobierno de Nicolás Maduro ha realizado un esfuerzo durante la campaña para las parlamentarias -en medio de la crisis- para vender la continuidad de las misiones. Sin embargo, las cifras se han pintado del mismo color del Partido Socialista Unido de Venezuela (PUSV), debido a la poca disponibilidad de recursos.

En una de sus piezas comunicacionales, de propaganda para el 6D, publicaron los números de la gestión posterior al mandatario fallecido Hugo Chávez, en un intento de comunicar un mensaje de afecto. Bajo el lema de “Amor en Cifras”, sacaron la cuenta de la cantidad pensionados, las fiscalizaciones a comercios, de los mercados a cielo abierto, entre otros.

La realidad es que estos números quedan soterrados ante las cifras en materia de homicidios, inflación, decrecimiento económico y escasez de alimentos; casi todas extraoficiales por el silencio gubernamental.

El Gobierno nacional desde 1998, con la llegada del fallecido Hugo Chávez, al poder ha utilizado las estadísticas como “asunto estratégico” y de “garantía de gobernabilidad”, lo que imposibilita conocer estos númeritos.

En materia de seguridad el Ministerio de Interior y Justicia no ofrece cifras oficiales desde el año 2003, la traba gubernamental no ha impedido a organizaciones como el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) recopilar de manera extraoficial las muertes generadas por causas violentas, por lo que en 2014 el país se convirtió en el segundo país con mayor homicidios en el mundo con un registro de 24.980 asesinatos. Mientras en la ciudad de Caracas van 4.775 muertes violentas en lo que va de 2015.

El Banco Central de Venezuela (BCV) no escapa de la mora oficial, en los cinco meses de 2015 no han dado a conocer el Índice Nacional de Precios al Consumidor (Inpc), violando lo establecido en la resolución 38.902 del 3 de abril de 2008, sobre la obligatoriedad de informarlo durante los primeros 10 días de cada mes. A esto se suma la inflación, que de acuerdo a diversos economistas del país y análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI) estaría en 200% a comienzos del venidero año.

Los venezolanos necesitan cerca de 14,8 salarios mínimos para poder costear la Canasta Básica, sin espacio para cobertura de emergencias familiares por motivos de salud. A la lista se suma también la cotización del tipo de cambio negro, que ya pasó la barrera de los Bs 900 por cada dólar.

Hay más. Otro de los números retenidos por el Gobierno es la escasez, que cada vez se hace más evidente a través de los anaqueles vacíos de alimentos y productos, o con las largas colas que esconden bajo los sótanos de los supermercados de personas que acuden simplemente a “ver qué llegó”, para comprar solamente el día que les toque, conforme a su terminal de cédula. Y es que según la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), 22 rubros alimenticios presentan escasez.

Los 110.000 nuevos pensionados tienen que enfrentar además, la falta de medicinas que llega ya a 80%, acorde con las informaciones de miembros del Colegio de Farmacéuticos de Venezuela.

Con estos resultados de gestión el chavismo, encabezado por Nicolás Maduro, encara las elecciones más esperadas por una población que requiere de soluciones en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

Comentarios

comentarios