article-thumb
   

El artículo que firmó Maduro en el El País necesita traducción y subtítulos

Elizabeth Fuentes | 3 mayo, 2018

Caracas, 03 de mayo.– Según el artículo “Nuestra democracia es proteger”, publicado hoy en el diario El País de España con la firma del presidente Nicolás Maduro – abrigo serias dudas de que haya sido escrito por Maduro-, la democracia venezolana de hoy “es distinta a todas porque todas las demás son democracias formadas por y para las élites”. Y aquí agrego lo que podrían ser los subtítulos de semejante sarcasmo. O la traducción al lenguaje de la realidad que se merecen todas y cada una de las mentiras que el presidente firmó.

Traducción a esta primera mentira: La democracia venezolana tiene no una sino dos élites: la casta militar de alto rango y la cúpula podrida del Psuv instalada en Miraflores y Fuerte Tiuna.





“Hace 20 años era normal nacer en Venezuela en medio de la violencia obstétrica. Y estaba lejos de todos nosotros imaginar siquiera que en el momento del parto no se juega solamente la salud del recién nacido, sino también la salud y los derechos de una madre y su familia. Pero la revolución cambió y se volvió feminista. Y entre todos y todas decidimos remover la violencia machista de nuestro sistema de salud y empoderar a las mujeres a través del programa nacional de parto humanizado, respetando su proyecto y decisiones de alumbramiento y crianza”.

Traducción: Quien le escribió semejante sarcasmo a Maduro nunca ha ido a ninguna maternidad estatal de Venezuela donde la “violencia obstétrica” va mucho más allá de su definición clásica- tácticas invasivas, maltrato a la madre-, y se ha instalado como norma. Mujeres dando a luz en pasillos sucios, mujeres pariendo en la puerta de la Maternidad Concepción Palacios esperando a que las atiendan. Mujeres pariendo de pie en la acera del Hospital Central de Maracay, mujeres obligadas a llevar todos los insumos que necesitan para parir a la Maternidad Castillo Plaza de Maracaibo, porque de lo contrario no las atienden. Y ni hablar de los bebes depositados en cajas de cartón, como vimos todos.

Más adelante escribe quien le escribe a Maduro:


“Con nosotros en el Gobierno la cosa cambió. Y supimos decir con fuerza que no es justicia que alguien siga siendo pobre si trabaja todo el día. Durante los Gobiernos chavistas hemos promovido una política de pleno empleo, y en mi Gobierno hemos lanzado, gracias al carnet de la patria —que es un sistema que integró digitalmente a todos y todas las venezolanas y venezolanos— el plan Chamba Juvenil, para garantizar a nuestros jóvenes el acceso al trabajo y a su porvenir”.

Traducción: La pobreza en Venezuela ronda 80%, según la más reciente Encuesta sobre Condiciones de Vida (ENCOVI) realizada por expertos de las universidades más importantes del país. Y de esa cifra, 61% está en Pobreza Extrema, que aumentó de 23,6 % a 61,2 % en cuatro años y casi 10 % tan solo entre 2016 y 2017. Y en cuanto al Plan Chamba, ha sido denunciado como un paso más del gobierno de Nicolás Maduro para imponer el estado comunal en el que las relaciones de trabajo se basan en la dádiva y la lealtad política, según Froilán Barrios, coordinador del Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato. Y para colmo, se contrata de forma individual a miles de jóvenes en calidad de aprendices ganando un sueldo mínimo. “Esos muchachos están excluidos de los beneficios de los contratos colectivos y no hay claridad sobre el tiempo de duración de los contratos”, manifestó Barrios.

En fin, para no aburrirlos discutiendo con la prosa endilgada a Maduro ( “El otro es mi entraña”, le escribió probablemente el español Alfredo Serrano Mancilla), esa donde asegura que “la economía es pura especulación…pan para hoy y hambre para mañana”, dibujando a la perfección el chantaje de hambre que son las bolsas CLAP, o cuando asegura sarcásticamente que “para nosotros solo hay libertad y democracia cuando hay un otro que piensa distinto al frente, y también un espacio donde esa persona pueda expresar su identidad y sus diferencias”, olvidando agregar que esos que piensan distintos están presos o inhabilitados cuando suscribe una mentira del tamaño de su guayabera. O cuando afirma que para las elecciones “estamos compitiendo junto a otros cuatro candidatos, todos distintos, pero todos respetuosos del acuerdo de garantías democráticas suscritas por 14 de los 18 partidos políticos existentes en Venezuela. Y ese proceso será limpio y modelo…”, sin recordar que tiene un líder preso, otro inhabilitado y un CNE como brazo armado del Psuv.

Aunque basta con hacer el esfuerzo de llegar al final de lo que firmó Maduro, para corroborar que ese articulo se lo escribió alguien con tan poca cultura que apeló a Pablo Neruda para cerrar el rosario de mentiras escritas, porque probablemente no tiene idea quiénes son los poetas venezolanos de envergadura, como Rafael Cadenas quien escribió:

Él es sólo alguien
que te ha quitado la silla,
un advenedizo
que no te deja ver,
un espectro
que dobla tu voz.

Comentarios

comentarios