article-thumb
   

El asesinato de un trabajador social que conmocionó a Petare

Lysaura Fuentes | 9 marzo, 2020

Caracas.- Este sábado Carlos Andrés Barreto Maldonado, de 39 años, llegó a la casa de su hermana en el sector Colinas 12 de febrero en el barrio Maca de Petare, municipio Sucre de Miranda, con una herida de botella en la cabeza.

Lea también: Dentro de un costal y degollado: Encontraron el cadáver de un joven en la frontera

Carlos Andrés se bañó, se cambió la ropa y volvió a salir, pero lo estaban esperando en las afueras de la vivienda de su hermana alrededor de cinco hombres y una mujer.





Estos hombres golpearon con la cacha de un escopetín a la víctima y luego le dieron cinco disparos, uno de ellos en el pecho con un revólver.

Lo asesinaron delante de mí y de mí otro hermano, no tuvieron compasión ni porque yo tenía a mi hijo de ocho años en mis brazos y todavía amenazan a mi otro hermano y a mí con asesinar a mis hijos, con prenderle candela a mi casa”, manifestó en llanto Merlin Barreto, hermana de la víctima.

Foto: Cortesía familia

Merlin Barreto contó que todo inició presuntamente luego de que su hermano saludara a un enemigo del dueño de una licorería de la zona.





La víctima tenía una vieja rencilla con el dueño de la licorería, por lo que este le reclamó por saludar a su rival, se generó una discusión y Carlos Andrés terminó recibiendo un botellazo en la cabeza, según la versión aportada por su hermana.  

“Cinco hombres y una mujer, entre ellos el dueño de la licorería, lo golpearon afuera de mi casa, la mujer decía: dale plomo, y luego me lo mataron. Los vecinos están consternados por lo ocurrido, porque lo conocían, sabían lo que hacía por su comunidad”, dijo Merlin Barreto.

Carlos Andrés laboraba como cocinero en un restaurante y dictaba talleres sobre las drogas a jóvenes por medio de una organización de Derechos Humanos, en la que trabajaba.

De acuerdo a familiares la víctima fue consumidor de sustancias estupefacientes y psicotrópicas. Hace tres años había salido del mundo de las drogas, por lo que comenzó a dictar talleres a los jóvenes.  

En cuanto a los victimarios, se conoció que dos de ellos fueron llevados a declarar ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y luego salieron en libertad, respecto a los demás implicados se desconoce hasta el momento si fueron detenidos.