article-thumb
   

El bolívar se ha depreciado 60% desde el inicio del “programa de recuperación económica”

El Cooperante | 1 diciembre, 2018

Caracas/Foto: Reuters.- Viernes negro. Así fue el panorama de Venezuela cuando el Gobierno nacional devaluó la moneda en un 43,3%, con lo que un dólar pasará a cambiarse por 151,64 bolívares frente a los 85,87 que registró el jueves, tras la última subasta de divisas hecha por el Banco Central de Venezuela.

Lea también – ¡Al descubierto! Lo que hay detrás del aumento del petro decretado por Nicolás Maduro

Las medidas anunciadas por el presidente Nicolás Maduro la noche del jueves, fueron explicadas 24 horas después por Tareck El Aissami, vicepresidente económico y ministro de Industrias y Producción Nacional. En una reunión con el gabinete económico en el Palacio de Miraflores, Maduro anunció “una serie de factores de corrección” en el denominado “Programa de Recuperación Económica”, con el fin de lograr “un crecimiento económico real”.

Como primer factor de corrección, anunció que la criptomoneda petro pasó de valer 3.600 a 9.000 bolívares soberanos, por lo que el salario mínimo se ubicó en 4.500 bolívares soberanos, lo que representa un aumento de 150%. El petro aumentó su valor, pese a que según el Gobierno está atado al precio del petróleo, que las últimas semanas ha ido a la baja, recalca El País.

Los otros números rojos de Venezuela

Los ajustes llevaron el suelo salarial a un monto equivalente a menos de 10 dólares, calculados en el mercado paralelo que rige la mayoría de las transacciones. Este viernes la tasa rozó los 500 bolívares por dólar y ya casi triplica la oficial. Desde agosto, cuando Maduro anunció su programa de recuperación económica, la moneda venezolana se ha depreciado 60% en la tasa oficial del dólar, controlado desde hace 15 años.

Tras un año en hiperinflación, las correcciones en el programa económico emprendido por Maduro repiten las medidas que han llevado a picado la economía venezolana: los controles de precios, el mantenimiento del control de cambio —convertido en una máquina de corrupción millonaria— y las constantes presiones sobre el sector productivo.

 

Comentarios

comentarios