article-thumb
   

¡El bumerán rebotó! Acomodo de circuitos aplastó al PSUV en bastiones rojos rojitos

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- El bumerán rebotó. Aunque el periodista español Emili Blasco hace referencia al final de su libro “Bumerán Chávez: Los fraudes que llevaron al colapso de Venezuela” al rebote del bumerán en el ámbito internacional, este domingo 6 de diciembre ocurrió en lo electoral, una vez que el reacomodo de los circuitos para favorecer al Gobierno terminó devolviéndose en su contra.

Si bien en 2010 la oposición fue víctima de la ingeniería electoral que estableció el Consejo Nacional Electoral (CNE) que permite a los estados con menor población escoger más diputados con menos votos, en virtud de que el oficialismo tenía un dominio casi absoluto en los circuitos ubicados en estas entidades, quedándose la Mesa de Unidad Democrática (MUD) en esa ocasión apenas con 65 curules (40% del total) cuando había logrado poco más de 50% de los votos.

La situación dio un vuelco inesperado para el Gobierno que ahora sufre estas consecuencias, al tener que conformarse con 55 diputados a pesar de haber obtenido 40,8% de los votos, mientras que la coalición opositora, con 56,2% de los escrutinios, ahora suma 112 parlamentarios, es decir, la mayoría calificada del Poder Legislativo. La MUD obtuvo 7.707.422 votos (56,2%), mientras que la tolda roja sacó 5.599.025 (40,8%).

El perverso sistema gerrymandering permitió que, por ejemplo, un estado como Zulia, con una población de cuatro millones 111 mil 832 habitantes, según el CNE, representado por 15 diputados, la representación fuera de 274 mil 122 personas por cada diputado; mientras que un estado como Cojedes, que según el ente comicial tiene una población de 399 mil 509 y escoge cuatro diputados, la representación fuera de un diputado por cada 99 mil 877 habitantes. Esta situación se repite en todo lo que era el corredor electoral chavista, con la sorpresa para el oficialismo que la oposición se adjudicó importantes estados con estas características como Barinas, Portuguesa, Trujillo, Vargas y Monagas.

Otra factor que el oficialismo manipulaba a su favor en los estados que hasta este 6 de diciembre fueron sus bastiones era el hecho de que el sistema polarizado al extremo permite que el ganador se llevara prácticamente todo, como el caso del estado Vargas, que esta conformado por un único circuito al que corresponden dos diputados y con tan solo lograr la mitad de los votos más uno en la entidad el ganador se adjudica estas dos curules y al menos un diputado de la lista. Fue así como en 2010 la oposición solo sacó un diputado en estas entidades y ahora le toco al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ser la minoría aplastada por el sistema de la sobrerepresentación.

Comentarios

comentarios