Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

El capitalismo salvaje se instala en Venezuela de manos de los "nuevos" millonarios chavistas

Precios en dólares, bodegones floreciendo por todo el país, mansiones tapizadas en mármol Y edificios multimillonarios en urbanizaciones caras, marcan las huellas de corruptos, testaferros y enchufados que comienzan a hacer más dinero en su país gracias a las bondades de la política económica del gobierno de Nicolás Maduro

Caracas.- La economía determina todo, reza la vieja conseja marxista. Lo que en la práctica ha generado que sus seguidores, cuando se hacen del poder, se dedican a enriquecerse para sumarle al poder político el poder económico, lo que a la larga los convierte en una nueva burguesía, aunque menos educada que la anterior, más ambiciosa y derrochando su mal gusto sin ningún pudor por los cuatro costados de las redes sociales, su gran aliado en este siglo.

Lea también: A los asesores de la Casa Blanca les pareció que Trump disfrutaba viendo las escenas del asalto al Capitolio

Y si bien cuando los chavistas comenzaron la tarea de hacer dinero fácil-vía corrupción obviamente-, y se dedicaron a esconder  su capital en la banca exterior y adquirir bienes inmuebles en Estados Unidos, Madrid y París, las sanciones los obligó luego a meter un frenazo mayúsculo y esconder sus millones en la construcción de  edificios de lujo en las urbanizaciones más caras de cada ciudad, mansiones recién remodeladas (tapizadas en mármol, que les parece elegantísimo) y por supuesto, su mayor ambición: los bodegones. Porque es imposible que después de 20 años de quiebra constante del país, ningún inversionista serio, de pedigrí, se iba a arriesgar a levantar algo semejante a sabiendas de que la casi totalidad de las ganancias se le iba a ir pagando la "comisión" a quién sabe cuál funcionario, civil o militar, que le dejaría importar lo que quisiera así como así. Quizás haya algunos de antiguos propietarios de mercados o abastos que, aprovechando la dolarización de la economía, decidieron ampliar su negocio y pasar a llamarlo bodegón. Pero esos supermercados gigantescos que podrían competir en tamaño y cantidad de productos con las tiendas Costco o Whole Foods, no podrían haberse levantado sino con una palanca del tamaño del Hotel Humboldt, el favorito ahora de la nueva burguesía chavista.

"No hay nada más cobarde que un millón de dólares", dice un viejo refrán para referirse a cómo los grandes capitales no se arriesgan a perder cualquier guerra. Cifra que en Venezuela  se queda extremadamente corta en relación frente al dinero que, tras 20 años de chavismo en el poder, ahora derrochan corruptos, testaferros y enchufados gracias a la liberación llevada a cabo por el gobierno de Nicolás Maduro y su reciente descubrimiento del libre mercado, aupado quizás por sus allegados y sus ansias de multiplicar su capital no solo en  sofisticadas transacciones financieras, sino levantando sus particulares emporios donde cobran en dólares, el máximo símbolo del capitalismo occidental y ahora moneda de cambio en todo el país. Basta acercarse a cualquier sucursal de Traki, por mencionar un negocio que ha reverdecido en estos últimos años, para ver la enorme cola frente a las cajas, básicamente formada por personas de extracción popular dadas las características y precios del sitio, para verlos con sus dólares en mano esperando por pagar.

Y ni hablar del mega Bodegón atómico abierto en Margarita, el "Rio" ( en el Centro Comercial Ciudad Traki), donde la fila de helados triplica la de cualquier supermercado similar en Estados Unidos y todo está etiquetado en dólares, una herejía para Hugo Chávez y su nacionalismo primitivo. Mientras el control de cambio lo desmantela el mercado (el terror de Aristóbulo Istúriz) y los mercados de capitales, bloqueados por 21 años de gobierno socialista, comienzan a mostrar signos de renovación, en lugar de "Le vamos a torcer el brazo al dólar", como juró Maduro alguna vez lo que crece es el rumor de que el Banco Central de Venezuela está considerando un plan para crear un sistema de compensación y liquidación en dólares estadounidenses. 

Con el control del Congreso, aunque se haya tratado de una elección fraudulenta, el gobierno promete impulsar una nueva "ley anti-bloqueo para mitigar el impacto de las sanciones estadounidenses". "Una ley madre", como la ha calificado Nicolas Maduro, aunque lo que realmente aprobarán serán leyes específicas para cada sector de la economía que ayude a los nuevos capitales emergidos de las entrañas de la revolución.

En fin, la misma historia del socialismo en casi todos los países donde se instala: los que toman el poder se enriquecen a costa de los pobres que dicen defender y recuerdan que existe en cada elección.





Artículos relacionados

Destacados

Los diputados condenaron la violencia en Colombia que hasta los momentos han dejado al menos 27 muertos y centenares de heridos

Nacionales

La Sala de Casación Penal del TSJ declaró procedente solicitar la extradición de Leopoldo López, "para el fiel cumplimiento del resto de su condena...

Destacados

La máxima autoridad del Poder Electoral confirmó que las elecciones regionales y municipales se llevarán a cabo en un mismo proceso

Destacados

Las hostilidades entre Israel y el grupo islamista palestino que dirige Gaza se intensificaron con bombardeos aéreos