article-thumb
   

El “Chapo” criollo tiene más de 30 muertos encima: “El Buñuelo” se fugó en 2011 de Tocorón

Eileen Garcia

El Cooperante.- En Venezuela existen dos tipos de buñuelos: el dulce tradicional venezolano y nuestro “Chapo” criollo, Claudio Diovani Jiménez Gómez, alias “El Buñuelo”, quien a sus 32 años de edad, es responsable de al menos 30 muertos.

Todo comenzó a la edad de 18 años, cuando “El Buñuelo” juró vengar la muerte de su hermano, según publicó El Universal del en abril de 2011. Para lograr su cometido, compró un arma automática y comenzó su faena.

En el 2008, cae en El Rodeo por homicidio, centro penitenciario en el que se unió a una red de plagiarios. A pesar de ello, salió en libertad por buena conducta.

Dos años después, estuvo involucrado en el robo de la camioneta del director general de Servicios de Vigilancia Privada del Ministerio de Interior y Justicia, Sabek El Hani Haitam, a quien hirió y abandonó en Caricuao.

En el año 2011, fue detenido después de secuestrar a una mujer con el fin de robar en su casa. Para ese momento, ya era considerado uno de los sujetos más peligrosos de una banda de secuestradores, quienes amenazaban con moto sierras y torturaban con armas blancas a sus víctimas. De no recibir el dinero del rescate, asesinaba y, en algunos casos, descuartizaban a sus victimas.

El mismo año, el antisocial secuestró a la directora del penal El Rodeo y negoció su traslado a la cárcel de Tocorón, en donde concretó su fuga, según datos difundidos por la periodista Jenny Oropeza.

Claudio Diovani Jiménez Gómez, alias “El Buñuelo”, estaba solicitado por robo, secuestro, extorsión, actos lascivos contra mujeres y menores de edad.

Su más reciente acto delictivo, sucedió el pasado 3 de febrero de 2016, cuando mantuvo como rehenes a su pareja e hija por más de seis horas en El Cementerio.

30 homicidios de“El Buñuelo” 

Durante su captura, el personaje confesó que estuvo involucrado en la muerte del exfuncionario de la Policia Nacional Bolivariana (PNB), Daniel Suárez, y su esposa Rosa Castillo Acevedo, el pasado 17 de enero, en el Kilometro 16 de la Autopista Regional del Centro.

También participó en la muerte de un funcionario del Cicpc de nombre Jennsy Gregorio Jiménez, ocurrido en los Teques; en el crimen del subinspector del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), Ramón González; y en el de un sargento de la Armada Nacional, Gerson Balza en El Cementerio; entre otros.

Comentarios

comentarios