Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Investigación

El chavismo supera su marca del ridículo celebrando la "reinauguración" de un ascensor

El ascensor cayó desde el piso 6 hasta el sotano

Caracas.- Capítulo de terror tragicómico del chavismo: como si de una nota del "Chigüire Bipolar" se tratase y con una pompa exigida únicamente en el manual del buen comunista, el ministro César Trompiz ha publicitado por todo lo alto la "reinauguración" de un ascensor de emergencias para el Hospital Clínico Universitario de Caracas. "Fue por instrucciones de Nicolás Maduro", dijo muy orgulloso el funcionario, quien remató el teatro de baja factura montándose en el aparato.

Le puede interesar: El día en que la represa de El Guri surtió de agua a toda Venezuela

"Por instrucciones de Nicolás Maduro Moros, seguimos profundizando los trabajos en el Hospital Universitario de Caracas, que garantizan plenamente a sus pacientes el servicio de salud", dijo César Trompiz en un material audiovisual que se atrevieron, sin temor al ridículo, a colgar en la cuenta Twitter del nosocomio.

Pero por si fuera poco, Trompiz entregó "la llave" del ascensor en medio de aplausos de la concurrencia, como si se tratase de la inauguración de la Central Hidroeléctrica Raúl Leoni, una obra de la República Civil que inició Rómulo Betancourt, aunque quieran borrar la historia reemplazando el nombre del expresidente por el de Simón Bolívar.

El teatro, de una baja factura típica del chavismo, pésimo guion y actores que no deben tener miedo al castigo divino y al de la sociedad, terminó con Trompiz declamando el último pasaje de las líneas que le asignaron desde arriba:

-Ahora vamos a probar el ascensor-, soltó

Y así, sin más, se cerró el telón con el ascensor "reinaugurado" rumbo a otro piso donde probablemente, Trompiz se estrelle con la realidad imposible de desmontar a base de teatros del absurdo: personal subpagado y carencia de insumos.

Pero si Trompiz camina un poco más, se encontrará con una realidad que sí es de su competencia constitucional, pues se trata del ministro de Educación Superior: las aulas de la Universidad Central de Venezuela, casa de estudios que tras 20 años de socialismo, que al igual que el resto de las universidades públicas, trabaja con las uñas para graduar a unos pocos bachilleres que terminan apostillando sus títulos para irse de Venezuela lo antes posible, buscando en el exterior el futuro que el chavismo les comenzó a arrebatar el maldito 4 de febrero de 12.

Y si el ministro se molesta en indagar más -pues la crisis viene desde mucho antes de la pandemia-, se dará cuenta que cada día hay menos docentes y menos estudiantes, pues muchos de estos últimos, ya ni esperan culminar sus carreras con tal de emigrar del país que otrora, fue modelo de democracia para América Latina.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.




Artículos relacionados

Destacados

García Arocha advirtió que defenderán la institución, su autonomía y la democracia

Destacados

Desde el 1 de agosto de este año la Administración de Maduro anunció qe comenzarían los trabajos de rehabilitación, limpieza y recuperación de las...

Nacionales

El mandatario también anunció la designación de Johana Carrillo, como la nueva secretaria ejecutiva del Movimiento Somos Venezuela

Nacionales

El ministro para la Educación Universitaria aseveró que la rectora de la UCV ha sido "negligente" con el cuidado del Patrimonio de la Humanidad