article-thumb
   

El Clásico en las gradas a reventar

Admin

Saimar De Santis.- Ya Táchira había marcado el primer gol del Clásico y un grupo de al menos 100 fanáticos del Caracas FC aún se encontraba aglomerado cerca de la Parroquia Universitaria de la Universidad Central intentando entrar a la Plaza de los Estadios.

El ingreso tardaba por el operativo de seguridad y por la pequeña puerta que controlaba la entrada. Los fanáticos, desesperados por ingresar, empujaban y gritaban, lo que hacía aún más complicado pasar.

Ya en la plaza, y luego de correr para ingresar al Estadio Olímpico, los vomitorios a reventar no dejaban ver qué pasaba en el campo. Caracas lograba el empate y aún muchos asistentes no habían podido ingresar a la grada.

Muchas personas se treparon por las barandas del estadio para poder acceder a la grada, otras aprovecharon el segundo tiempo para ingresar. El cemento vibraba con los saltos de los fanáticos y en ocasiones faltaba el aire por la multitud, aunque el Ministerio del Deporte afirmó que en el Olímpico había 18.333 personas, de las 22 mil que puede albergar. Quizás la aglomeración fue mayor porque dejaron cuatro bloques de sillas vacíos para separar a las barras del Caracas y del Táchira.

Si en el Olímpico cada asistente hubiese ocupado una silla, muchas personas se habrían quedado sin ver el partido. Había fanáticos sentados en los bordes de las gradas, en las escaleras y apretados entre las sillas.

Al finalizar y ya con Táchira campeón, volvió a formarse la aglomeración para salir hacia la estación Ciudad Universitaria. De nuevo volvieron los empujones, sin nadie que organizara la cola para salir por la pequeñísima puerta al lado del Instituto de Previsión del Profesorado, puerta que podía abrirse completamente y evitar los problemas para salir, ya sin la premura del operativo de seguridad.

Luego de la celebración, a eso de las 8:00 de la noche, los fanáticos del Deportivo Táchira que viajaron a la capital aún esperaban junto al mural de Zapata para regresar a su ciudad. Estos grandes eventos ponen a prueba la capacidad de organización del fútbol nacional. Al final, el Clásico pasó, sin novedades.

Comentarios

comentarios