article-thumb
   

El cuerpo y la mente de Internet: de la arquitectura de la información a la experiencia de usuario

El Cooperante | 28 agosto, 2018

Caracas.- Una vez que Internet pegó el gran salto de ser ARPANET (Advanced Research Projects Agency Network) a lo que se conoce a día de hoy como propiamente dicho, la Web, habría que retrotraerse a lo que en su día fue el European Laboratory for Particle Physics (CERN) de Suiza, en el año 1989. En ese preciso momento y gracias al protocolo http, con páginas creadas al principio a través del lenguaje de programación de HTML, al que se fueron uniendo otros lenguajes más sofisticados como PHP, Java, JavaScript, APS, entre otros, se dio el pistoletazo de salida a lo que más tarde se ha denominado arquitectura de la información.

Lea también: Más grandes y rápidos: Los tres nuevos iPhone que Apple sacará al mercado

En los primeros momentos de la Red de Redes, el objetivo de sus ingenieros o artífices era dotar a Internet de una estructura interna que tendría que ver con una configuración clara de cada página web. Y, fue en el año 1996 cuando Richard Saul Wurman en su libro Information Architects (Arquitectura de la Información) dotó a esta disciplina de una definición específica. En la portada del libro ya aparece definido el arquitecto de información como: “un individuo que vuelve claro lo complejo, una persona que crea una ruta para que otros encuentren lo que buscan”.

Por lo tanto, el arquitecto de información se encarga de organizar, discriminar y clasificar la información que compone un sitio web, una intranet, o un software con el objetivo de que el internauta lo pueda comprender y usar. Pero es que ya han pasado muchos años desde que Wurman se aproximara a este término, por lo que esta otra definición de arquitectura de la información aporta un valor añadido por estar actualizada, y tiene además en cuenta los avances que se están produciendo en este sector a ritmos cada vez más acelerados.

Entonces, ahora que ya se ha definido lo que sería el cuerpo de Internet a través de la arquitectura de la información, ¿quién la dota de una especie de mente simulada? Mente simulada serviría a modo de metáfora para hacer referencia a cómo una página web se adapta a las necesidades del cliente. A esto se refiere justamente el término experiencia de usuario difundido en gran parte por Don Norman, en las oficinas de Apple a mediados de los noventa. El diseñador UX no se dedica solamente a darle forma a la estructura de una página web, sino que debe buscar un diseño a partir del propio usuario. Explicado de otra manera, mientras la arquitectura de la información se centra en que una página sea fácil y buena, el diseñador UX trata que además de eso sea útil, satisfactoria y la idea es que el usuario tienda a utilizar los servicios que se ofrecen desde ella de manera sostenible en el tiempo, refiere Noticias de la Ciencia y la Tecnología.


Si extrapolamos estos dos términos de arquitectura de la información, y de experiencia de usuario al campo de los algoritmos de la inteligencia artificial, se podría decir que los algoritmos de la IA a través del machine learning son capaces ya de realizar tareas concretas con el fin de solucionar problemas con resultados satisfactorios, se habla por ejemplo de clasificar y discriminar una ingente cantidad de datos. No obstante, los avances en Deep learning están consiguiendo llegar al otro estadio, al de poder incluso entender nuestras emociones. ¿No es este hecho un paso más hacia lo que convierte a las máquinas en algo más humano?

 

Comentarios

comentarios