Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

El descalabro del 6D también sirvió para mostrar un país destruido

Escuelas y liceos destruidos, calles y aceras en la ruina, gente pobre y triste. Hambre fue lo que se vio en el despliegue de cámaras, periodistas y fotógrafos que intentaban cazar votantes por orden del gobierno, tan encerrado en su mísera estrategia que no se percató de ese error «comunicacional»

Caracas.-En su afán por demostrar que en los centros electorales había colas, el chavismo no se percató de que en las  tomas hechas a cada escuela, cada liceo, calle o barrio, lo que se observaba era algo más que soledad: lo que exhibieron  fue la ruina en que se encuentra el país en todos los rincones, en todos los estados. 

Escuelas destruidas, aceras inexistentes, la pobreza rondando en cada rincón, y por supuesto,  los barrios humildes  donde fueron los «dirigentes» comunitarios a buscar a la pobre gente, casa por casa,  para cobrarle con un voto la miseria que le venden en las cajas Clap, el pernil navideño que nunca llega y los bonos humillantes que no sirven ni para comprar un dólar.

Hambre fue lo que se vio en el despliegue de cámaras, periodistas y fotógrafos que intentaban cazar votantes por orden del gobierno, al extremo de que en algunos videos que circularon por las redes, se vio a un grupo pequeño de personas que fungían de «extras» en las colas invisibles, solo para posar en la foto con la que  pensaban engañar idiotas. Pero si se detallaba bien la escenografia, lo que se  observaba era suciedad, aceras y calles rotas, fachadas de escuelas y liceos arruinadas, gente triste y mal vestida en los rincones. 

Eso fue lo único que logró mostrar el chavismo ayer, además de su absoluto irrespeto a la ley o el ventajismo que le regaló el Consejo Nacional Electoral al dejar los centros abiertos a pesar de que en casi ninguno había electores, solo para darle tiempo a las «tropas» oficialistas para buscar a los votantes en sus casas a golpe de chantaje y miedo.  Ni siquiera la visita de sus aliados de siempre, sus veedores internacionales habituales – un fugitivo de la justicia por corrupto, un pedófilo y dos oportunistas-, les funcionó para darle una mano de barniz  a tanta miseria.  

Una desvergüenza absoluta fue semejante exhibición de negligencia, mientras el grupito que sí se ha beneficiado del poder iba a votar rodeados de varios escoltas, en sus camionetas de lujo blindada y motorizados de lado y lado, ignorando olímpicamente la destrucción que los recibía en escuelas y liceos, como si estuvieran acostumbrados ya al paisaje de un país devastado que no les atañe en absoluto porque en sus mansiones  viven una realidad distinta, valga el maniqueísmo.

Un país destruido, abandonado a su suerte, malquerido, fue lo que mostró el 6D. Aunque esta vez, buena parte de ese país les cobró sus mentiras y retó al poder que hasta hace poco respetaban y temían. Un golpe duro y silencioso fue el que recibieron de ese pueblo que, como ellos mismos han repetido hasta el cansancio, «ha dicho basta y ha echado a andar».  Solo que dijeron basta y se quedaron en sus casas, una silenciosa rebelión popular que se niegan a ver.

Artículos relacionados

Destacados

Caracas. En compañía de Nicolás Maduro y Jorge Rodríguez, entre otros, Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) pidió este jueves sanciones...

Destacados

Los vecinos del comediante aseguran que tenía encerrados a los caninos para hacer "rituales de santería"

Nacionales

Venezuela y Guyana viven una escalada de tensiones en la disputa por el Esequibo

Deportes

Aaron es considerado por especialistas como uno de los 10 mejores peloteros en la historia del béisbol