Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

País

El día en que Nicolás Maduro le dio tremendo regalo a la oposición

Caracas.- Justo lo que necesitaba Juan Guaidó, lo que suplicaba cualquier analista, lo que hubiera anhelado construir cualquier consultor de marketing, se lo regala el Gobierno a la oposición como un obsequio que le habría encantado empaquetar a la mismísima CIA: la retoma heroica de la Asamblea Nacional, la épica civil protagonizada por los cien diputados demócratas quienes, en una escena inolvidable, lograron abrirse paso entre decenas de soldados armados para obligarlos, a empujones, a abrir finalmente las puertas del hemiciclo.

Le puede interesar: Guaidó le ganó una batalla a Maduro y sesionó en el hemiciclo del Palacio Federal Legislativo

La ley contra la fuerza bruta. Y bruta dos veces, por lo demás. Porque, políticamente hablando no pudieron ser más incapaces, más irracionales, más burdos y cualquier otro sinónimo de bruto que se consiga en el diccionario, estrategia que ahora estarán maldiciendo en algún rincón del Fuerte Tiuna o La Habana donde creían que el miedo y el dinero, como suele suceder, jugaría a su favor.

Pero desde la planificación de la compra de diputados para armar su tarantín paralelo – un chisme que rodó como pólvora dadas las cifras millonarias que presuntamente pagaban los amigos de Alex Saab-, hasta el despelote con el cual se bautizaron como «autoridades» los nuevos ricos Luis Parra, José Brito y el resto de la banda, la guinda de la grandísima torta fue el magnífico video donde el chavista Francisco Torrealba le ordenaba a su ahora subalterno Luis Parra » Siéntate…nos quedamos aquí», mientras otro diputado pesuvista agregaba : «Que se siente ahí…cuidando esa mierda». Y el pobre Luis Parra se sentaba calladito y embarraba su nombre y su futuro de «esa mierda», quizás temeroso de que le rebotaran el cheque, el único valor que por ahora posee.

A los pocos minutos y en el otro lado de la acera, se produjeron imágenes tan inolvidables como necesarias. Cien diputados que lograron vencer a los militares y asaltaban furibundos la sala de sesiones, algunos heridos por la refriega, otros regañando a los soldados a su paso (» Esto es un cuartel. Es la casa del Pueblo…No te da vergüenza verle la cara a tus hijos»), cantando unidos el Himno Nacional, aplaudiendo juntos la gesta colectiva y optando esta vez por lo que realmente los debe unir, que es derrotar a quienes gobiernan al país con tan pocas luces.

Vimos a los diputados de la fracción 16J aplaudiendo a Guaido, a Guaidó agradecerles la solidaridad. Escuchamos discursos impecables, como el de Juan Pablo Guanipa o Henry Ramos. Pero también vimos a los traidores tratar de salir corriendo, hasta donde su abultada humanidad se los permitía, menos a Luis Brito quien continuaba en el salón de sesiones y cuyo gesto de alarma y sorpresa cuando vio que los buenos de la película entraban a borbotones a la Asamblea, quedó convertido en un meme tan ofensivo como cómico.

Ya sin la tutela de Voluntad Popular, con su raza de líder puesta a prueba de nuevo y un ejército de cien diputados a su lado, Juan Guaidó se recupera de algunos rounds perdidos y vuelve a la pelea con más de una lección aprendida. Por ahora, tiene este regalo de Reyes que no se esperaba y que le obsequió el Psuv: gobiernos amigos de Maduro criticando a Maduro, la oposición unida y lo mejor de todo, los traidores al descubierto.





Artículos relacionados

Destacados

El llamado de Berlín allana el camino para que se impongan sanciones el próximo mes

Destacados

Al comentar la posibilidad de que se le pueda pedir la renuncia, pronunció su famosa frase: “Yo soy un Presidente que ni renuncia, ni...

Destacados

El sujeto se escondía en la casa de una familiar y fue capturado cuando se encontraba ingiriendo alcohol con cuatro mujeres

Destacados

Usuarios del Metro de Caracas han denunciado que las estaciones y trenes, en muchos casos se encuentran en estado precario