article-thumb
   

“El día que llegué a Ramo Verde”: Leopoldo López revela detalles de su reclusión

Admin

El Cooperante.- “El día que llegué a Ramo Verde” es el título de la primera publicación del blog “El diario de Leopoldo” de Leopoldo López, en el que promete revelaciones sobre sus vivencias durante los últimos 21 meses de encarcelamiento: “juicio absurdo y violaciones a sus derechos humanos y fundamentales”.

“Me presenté ante una justicia injusta. Fui encerrado en la prisión de Ramo Verde el 18 de febrero a las once y media de la noche. Ese día me había despertado a las tres de la mañana. A las 4 am salí escondido en la maleta de un carro desde mi sitio de clandestinidad, pasé 45 minutos hasta llegar a Caracas. Durante esos 45 minutos que parecieron horas, no dejé de pensar en las víctimas del secuestro que son sometidas y trasladadas de esa forma. Estaba sensibilizado con el tema puesto que días antes habían secuestrado y asesinado al hermano de un buen amigo mío. Pensé en mi familia, en mis hijos y sobre todo pensé dónde iba a terminar ese 18 de Febrero”, es una de las primeras revelaciones de López.

Adelantó además algunos detalles de su primer encuentro, para él inesperado, con Diosdado Cabello quién el 18 de febrero fungió de su chofer. “Llegamos a La Carlota, a los minutos llegó Diosdado Cabello. De ese encuentro, hablaré más adelante. Dio la orden de que abordáramos tres helicópteros que se dirigieron a Fuerte Tiuna. No había otra manera de salir (…) De Fuerte Tiuna fuimos en una caravana de vehículos hasta el Palacio de Justicia.  El vehículo donde me encontraba fue conducido por Diosdado Cabello. Al llegar tuvimos que esperar pues no estaban listas las actas ni los papeles relacionados con mi caso. No podían estarlo,  todo es forjado e inventado”.

El exfiscal Franklin Nieves también es mencionado en esta primera publicación de “El diario de Leopoldo”, cuando narra “Los fiscales no me miraron a los ojos. Al final, uno de ellos, Franklin Nieves, se acercó y me dijo: ‘Lo siento mucho’. Me ofreció un chocolate y unos caramelos de menta. Los recibí y me dije, este hombre sabe que lo que está haciendo está mal, pero es prisionero del sistema, de la dictadura, tanto como lo puedo ser yo. Ya vendrá el tiempo de la liberación, para él, para los militares y para todos los venezolanos”.

 

Comentarios

comentarios