Connect with us

Vitrina

El drama de Ivy Angerman, la niña que no debe llorar, nadar, bañarse ni transpirar

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas, 28 de febrero.- Ivy Angerman, una pequeña de 18 meses no puede llorar porque sus propias lágrimas la lastiman. Y no por una cuestión sentimental. La lastiman literalmente por la extraña enfermedad que la aqueja: urticaria acuagénica.

Lea también - Hombre apareció en un hospital de Malasia con el pene atorado en un anillo y unas tijeras

Según reseña Infobae, fue diagnosticada con ese síndrome en octubre pasado. Su madre, Brittany Angerman, notó que algo raro le pasaba a su piel cuando estaba en contacto con el agua. De inmediato desarrollaba una picazón en todo el cuerpo.

En Ivy cada ataque tiene una duración de entre 15 minutos y una hora. "Es algo que todavía no podemos entender", dice la madre. Sus lágrimas, el sudor, bañarse, nadar en una piscina, una leve llovizna, entre otras cosas, representan un peligro para Ivy y su piel.





Tendencias