article-thumb
   

El drama de un adolescente transgénero en Florida que se suicidó a los 17 años

El Cooperante | 15 marzo, 2018

Caracas, 15 de marzo / Foto: El Nuevo Herald.- Eric Peter Verbeeck tenía solo 17 años cuando murió el 6 de marzo, le faltaba poco más de un mes para cumplir la mayoría de edad .Fue honrado en 2016 por la Sociedad Nacional de Académicos de la Escuela Secundaria, había sido aceptado por 11 universidades con varias ofertas de becas. Quería estudiar teatro y gestión artística.

Lea también: Jueza ordenó declaratoria de inocencia a nombre de Nikolas Cruz porque no habló en audiencia

Estaba en el proceso de transición a su identidad como mujer. Simplemente era demasiado para él y buscó alivio para su sufrimiento. El Nuevo Herald reseñó que dejó una hermosa carta para informar a sus padres que sabía que había sido amado incondicionalmente, pero que necesitaba “seguir adelante”.





“Me gustaría ser recordado como una adolescente pansexual transgénero llamada Hope. Ser transgénero es como identifico mi género. Mi orientación sexual, o identidad sexual, es ser pansexual, lo que significa que no me importa lo que sea esa persona; me importa quiénes son. La orientación sexual es con quién te acuestas y la identidad de género es con quién te vas a la cama”, escribió la joven.

La madre de Eric, Patricia McKay Verbeeck, declaró que hace más de un año su hijo le dijo: “Necesito hablar contigo sobre mi identidad sexual”. Expresó que se sentía atrapada en el cuerpo de un chico. “Ella era una niña”, indicó. Eric decidió que primero comenzaría vestirse un poco más como una niña, pero solo ropa interior al principio. Madre e hijo trataron con un equipo en la Universidad de Miami que se especializa en la transición de transgéneros. Hablaron con un endocrinólogo y un cirujano. Eric comenzó el reemplazo hormonal hace aproximadamente 10 meses. Este verano planeaban la depilación láser. El joven dijo a su madre que había elegido un nuevo nombre. Después de la graduación en junio, a los 18 años de edad, se convertiría en Hope.

 





Pero algo no andaba bien. Nadie vio a Eric/Hope inclinándose por el suicidio, incluido la psicóloga que consultaba semanalmente. En su carta de despedida, escribió: “Lamento mucho haberte mentido. Estaba perdiendo la esperanza en el mundo y no podía ver cómo salirme del cuerpo equivocado, así que decidí que era hora de que ponerle fin a mi vida. Por favor, perdóname por cualquier pecado cometido”.

 

Ella no quería que sus padres, que estaban separados, discutieran.Dejó a su madre a cargo de sus arreglos funerarios y quería que sus cenizas se dividieran entre sus padres. Patricia Verbeeck dejó un mensaje para padres de hijos transgéneros: “No cierren la puerta a su hijo o hija si expresan un problema de identidad sexual. No cierres esa puerta. Gracias a Dios que no lo hice. Él lo hizo de todos modos. Pero, ¿y si hubiese cerrado de golpe esa puerta? No hubiese podido vivir con la culpa”.

Comentarios

comentarios