article-thumb
   

El final infausto de un padre en Ruíz Pineda planificado por su propio hijo de 13 años

Lysaura Fuentes | 12 abril, 2019

Caracas.- El odio de un hijo en silencio, un crimen planificado, una trampa, un cambio inesperado en la vida de una familia, estos son los vestigios del asesinato de un funcionario retirado de la Policía Metropolitana de Caracas (PM) de nombre Jesús Hilario Amarista Córdova, de 42 años. Un suceso que se desencadenó cerca de un colegio, en el sector UV-9, frente al bloque 21 y 22 de Ruíz Pineda, municipio Libertador de Caracas.

Lea también: Asesinaron a funcionario jubilado de la PM en Ruíz Pineda: cinco menores están implicados en el caso

Amarista fue inspector jefe de la brigada motorizada de la PM y luego se retiró antes del proceso de migración de este organismo a la Policía Nacional Bolivariana (PNB).   Actualmente era gerente de ventas en una empresa automovilística, donde llevaba entre seis a siete años.





Córdova tiene un hijo que desde los tres años se lo llevó de la vivienda de su madre, porque el menor estaba en condiciones deplorables, de abandono y presentaba desnutrición.

Ariam Amarista (Foto: Lysaura Fuentes)
Ariam Amarista (Foto: Lysaura Fuentes)

Tras llevárselo de la casa de la madre del niño lo mantuvo por un tiempo en la casa de su abuela y tía paterna, situada en Ruíz Pineda, donde el menor ya teniendo 13 años conoció durante su permanencia en la zona a varios adolescentes, algunos eran catalogados como “malas juntas”, por ello Jesús Hilario decidió llevárselo a vivir con él en su casa, ubicada en Los Frailes de Catia, donde residía con su pareja actual y sus otros hijos de este matrimonio.

“Mi padre siempre estaba pendiente de él y lo buscaba en el colegio, él era un buen padre, siempre conversaba con él y trataba de ayudarlo”, contó a El Cooperante Ariam Amarista, hija del funcionario retirado.





El crimen

Ese lunes 8 de abril a la 1:30 de la tarde Hilario fue a buscar, a bordo de su vehículo Chery cuatro puertas, al menor de 13 años en su colegio, situado en el sector UV-9, frente al bloque 21 y 22 de Ruíz Pineda.

Al llegar al instituto el muchacho se encontraba en las afueras esperándolo, junto con otros dos adolescentes. El menor de 13 años le dice a Hilario que si le puede dar la cola a los dos jóvenes, él accede y se montan en el vehículo.

Una vez dentro del carro, en los alrededores del colegio, uno de los adolescentes, de aproximadamente 16 años, que estaba en el asiento trasero, le disparó a Hilario y luego huyó, junto con el otro joven. El carro colisionó y el menor de 13 años, que iba de copiloto, permaneció dentro del vehículo.

“Mi tía que trabaja cerca de donde ocurrió el hecho recibió una llamada informándole del suceso, por lo que ella llegó al sitio, cargó a mi padre, lo montaron en un carro y lo llevaron al Pérez Carreño y a los cinco minutos falleció. Cuando me enteré de lo sucedido fui al hospital y estaba preocupada por mi hermano de 13 años, por lo que me fui a la sede del Cicpc de Ruíz Pineda y me dijeron que él estaba en shock, que no decía nada, le preguntaban y no decía nada”, narró Ariam.

Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes

Ese día los funcionarios del Cicpc le insistían para que contara lo que había ocurrido, pero el menor se mantenía afirmando que él no sabía nada. “Los funcionarios tras él no decir nada comenzaron a pensar que podría estar implicado, además de que después le dijo a mi mama que, si ella no sabía que mi papa tenía una pistola, él después dio testimonios falsos, cambio dos veces las versiones, se contradijo”, narró Ariam Amarista.

El caso fue tomado por la subdelegación del Cicpc de Mamera y los padres del autor material del crimen, el adolescente de 16 años, lo llevaron a esta comandancia para que lo interrogaran y él confesó el asesinato, al igual que el otro adolescente, que participó en el homicidio del funcionario retirado.

El martes 9 de abril llevaron al menor de 13 años a un concejo de menores y tras un nuevo interrogatorio el muchacho confesó. Manifestó que había planificado el asesinato de su padre porque presuntamente lo “maltrataba”.

“Él dijo que mi padre lo maltrataba, pero eso no era así, yo fui testigo del cariño que le manifestaba, que lo incorporó a nuestra familia y nunca lo apartó, incluso llegamos a viajar todos juntos para Margarita, si algo se compraba a todos nos daban por igual, él hablaba mucho con él, hasta yo le llegaba a hacer las tareas”, relató Ariam.

Jesús Hilario Amarista Córdova

La joven contó que el menor de 13 años actualmente se encuentra libre en manos de su madre. “Nos dijeron que no pueden mantenerlo preso porque es menor de 14 años y lo ampara la protección de menores”, dijo.

En cuanto al autor material del crimen, el adolescente de 16 años, Ariam Amarista denunció que “él está siendo protegido por una tía, que trabaja en el Ministerio Público, quien está moviendo sus influencias para que salga en libertad. Nuestro caso no puede quedar impune”.

Se logró conocer además que los menores intentaron vender el arma, Sarsilmaz, modelo CM9, calibre 9mm, que fue usada para cometer el crimen y que le pertenecía a la víctima. Ariam detalló que el arma principalmente era de un hermano de Hilario que se mudó a otro país y se la dejó para que la guardara. “El arma estaba legal y tenía todos sus permisos de porte”, manifestó. Hasta el momento se tiene conocimiento de cuatro menores detenidos por este caso.

Comentarios

comentarios