article-thumb
   

El Foro “todo incluido” de Sao Paulo dejó un tufo a fracaso

Elizabeth Fuentes | 29 julio, 2019

Caracas.- Esta vez ni siquiera pudieron caerse a mentiras entre ellos mismos. Esta vez los invitados con-todos-los-gastos-pagos que asistieron al Foro de Sao Paulo se las vieron difícil para poder cumplir la contraprestación debida al anfitrión que les pagaba pasaje, estadía y las tres comidas en los hoteles Meliá Caracas y Venetur Caracas: en su esfuerzo por quedar bien en materia de propaganda, la realidad se les atravesó en la mira del Iphone y los volvió a derrotar.

Le puede interesar: Dólares incautados en República Dominicana rozan a alguna gente del Gobierno y sus pranes amigos

Para empezar, no vino nadie importante. Nadie con quien tomarse la foto revolucionaria de rigor. Ni Evo Morales, Daniel Ortega o la Kirchner se aparecieron. Solamente, y a última hora, cumplió el desangelado mandatario cubano, Miguel Díaz Canel, a quien le falta la épica de sus antecesores y le sobran los escoltas que le impiden el “abrazo del pueblo”.





De resto, solo bate quebraos llenaron las habitaciones y los restaurantes de los hoteles. Pero aún dentro de este grupete tan variopinto, se replicó lo que suele ocurrir en cualquier gobierno, partido o escenario donde impere la izquierda y sus predicadores: hubo reservas, traslado, comida y escenario para algunos, pero no lo hubo para todos. De hecho, cuentan los chismosos en voz baja, la organización fue un desastre monumental donde algunos ilustres invitados se encontraron con que no tenían reserva en el hotel, otros no tenían su nombre en la lista de los que comían gratis o, peor aún, se las servían fuera de horario. De modo que, como cualquier venezolano de a pie, se quejaban porque “se morían de hambre”.

Como en el Gobierno y en el país, los invitados al Foro de Sao Paulo se dividieron en los muy Importantes – tipo VIP-, y el resto, los del montón, los que hacían bulto. Y peor aún, dentro del grupo VIP, conformado por militantes de partidos de izquierda o diputados de partidos de izquierda, ilustres desconocidos en su gran mayoría, más de uno exigió que le adjudicaran un Asistente de Protocolo que debía estar a su orden las 24 horas del día, cumpliendo cualquier excentricidad. Asistentes también pagados por el Gobierno de Venezuela, la mayoría de los cuales tenían niveles académicos superiores a los de sus “jefes” camaradas.

Como un trofeo fueron recibidos en Miraflores los tomistas de la embajada de Venezuela en Washington- todos derrotados por las fuerzas policiales locales-, y como un trofeo se retrató Nicolas Maduro junto a tres militantes del Partido Comunista de Vietnam, ignorando seguramente que ese país abandonó la planificación marxista hace años, mantiene incentivos para las empresas privadas y privatizó 55 empresas estatales, “milagro asiático”, que ha generado la creación de más de 600,000 empresas privadas.





Tan grande fue el fracaso del foro, que llegó a obligar a dos de los invitados a dejar de replicar fotos en Twitter de sus platos de comida como prueba de que en Venezuela no había hambre. Pero ante la andanada de insultos y gráficas de venezolanos hambrientos y comiendo de la basura que recibieron como respuestas, la norteamericana @tangibleunknown y el nicaraguense @slazo88, se vieron en la necesidad de no publicar lo que comían gratis y recurrir mejor a la propaganda básica, con la mala suerte de que publicaron entonces grabaciones de los “venezolanos celebrando la fundación de Caracas” , imágenes que mostraban a cuatro gatos encerrados en dos calles, así como de la escuálida asistencia al Foro, cuatro gatos que pedían la libertad de Lula o que Trump sacara sus garras de Venezuela.

Las mismas consignas, las mismas mentiras, los mismos de siempre que han hecho de una ideología derrotada su fuente de ingresos. O peor: de comida gratis.

Comentarios

comentarios