article-thumb
   

¿El general Cristopher Figuera le contó todo al Washington Post?

Elizabeth Fuentes | 25 junio, 2019

Caracas/Foto de portada: Cortesía Infobae- Un hombre que fue formado en Cuba, jefe de seguridad de Hugo Chávez y quien llegó a presidir el organismo de inteligencia y represión más importante en estos 20 años de chavismo, va y le revela al periodista del Washington Post, Anthony Faiola, todos los detalles de la conspiración más importante que haya enfrentado Maduro, la ocurrida el 30 de abril. Leído así suena hasta a ingenuidad: Figuera le cuenta todo a la prensa sin mayor interés que aclarar la verdad de lo ocurrido, asunto que proviniendo de un experto en seguridad, secretos, vigilancia y espionaje, resulta difícil de creer, por decir lo menos.

Le puede interesar: Exjefe del Sebin llegó a EE. UU. luego de dos meses escondido en Bogotá

Los datos que revela Figuera, en mayor o menor grosor, se sabían sotto voce, incluyendo el nombre de César Omaña, el pintoresco personaje que sirvió de bisagra entre el temido general Figuera y los opositores. Un hombre que coqueteó con el chavismo a partir de los jugosos negocios que hizo con el régimen y que hoy vive en Miami, a pesar de que en alguna ocasión fue sancionado por Estados Unidos. De hecho, mucho antes de que Figuera abriera la boca, ya el portal Armando Info había descrito los intríngulis de la conspiración y el papel que tuvo Omaña en eso.

¿A qué conducen estas declaraciones del general Figuera? A comprobar que el Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López y el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, estaban en la movida. Asunto que se coló desde el primer día y que el propio Padrino López confirmó en las narices de Nicolás Maduro con su famosa frase de “pretendieron comprarnos…”. Quizás lo más revelador en relación a Padrino López fue descubrir que le gustan la películas de superhéroes.

Sobre Maikel Moreno, a nadie asombra la presunta aspiración de meterse cien millones de dólares y su ambición de ser presidente del nuevo gobierno (siempre se puede estar peor). Y sobre los presuntos negocios de las minas de oro del heredero de Maduro y los presuntos nexos de Tarek El Aissami con Hezbollah y demás joyitas, todo ello se ha dicho hasta el cansancio y por eso, precisamente, tienen las sanciones de Estados Unidos en el pescuezo.

Entonces, aquí es cuando vienen las verdaderas preguntas, que nada tienen que ver con el excelente esfuerzo que hizo el reportero del Post en busca de la verdad, esa bandida que siempre se escapa. ¿Lo que dijo Figuera busca lanzar un misil al interior de las FANB, del Gobierno, del TSJ? ¿Qué tipo de mensaje le envió a sus ex compañeros de gobierno? ¿A quiénes les está recordando que Maduro y su familia andan en negocios raros, o que Raúl Castro es el jefe de Maduro o que la Fosforito amaría tener su ejército personal? Y peor aún, ¿A quiénes busca ablandar cuando revela que la realidad de los últimos meses le hizo cambiar de parecer al extremo de arriesgar su futuro profesional y lanzarse a una aventura sin regreso?

Por último, resulta curioso cómo en tantas horas de grabación, Figuera no menciona ni por asomo a Diosdado Cabello, el supuesto hombre más fuerte del chavismo, quien acaba de descubrir que Raúl Castro es más fuerte que él, otra tremenda cizaña que sembró Figuera y que crecerá y se reproducirá en Miraflores y Fuerte Tiuna, hasta que algún otro amigo de Figuera se decida a dar el próximo paso.

To be continued…

Comentarios

comentarios