article-thumb
   

El Gobierno de México no gastará ni un dólar en la juramentación de Nicolás Maduro

Elizabeth Fuentes | 8 enero, 2019

Caracas.- La postura del nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ante la juramentación del venezolano podría enmarcarse dentro del más puro guabineo político, que en política ya es mucho decir.

Le puede interesar: Aguantó callado: el nuevo golpe que Maduro propinó a Diosdado Cabello

Si bien la nueva vedette de la izquierda latinoamericana no firmó el comunicado del Grupo de Lima, donde trece países se negaron a asistir a lo que consideran la toma de posesión de un presidente ilegitimo, también es cierto que López Obrador no hizo ningún esfuerzo para asistir a la ceremonia y en su lugar ha decidido enviar a un funcionario de poca monta, Juan Manuel Nungaray, quien lleva algún tiempo en Venezuela como Encargado de Negocios de la embajada de México.





Basta como ejemplo su más reciente rueda de prensa, donde AMLO respondió que no había firmado el comunicado del Grupo de Lima “no por un asunto de simpatías, sino de política exterior”, añadiendo que conoció a Nicolás Maduro en México, cuando asistió a su toma presidencial. “Yo creo que lo vieron más Fox y Calderón, como dato, nada más”, aseveró, para rematar que “Nosotros preferimos la neutralidad, no meternos. Y, repito, no es un asunto de simpatía, es un asunto que tiene que ver con principios de nuestra política exterior, que los vamos a defender”.

De acuerdo con una carta enviada al ministro Jorge Arreaza por el subsecretario para América Latina y el Caribe de la Cancillería mexicana, Maximiliano Reyes, ni siquiera el Canciller mexicano Marcelo Ebrard podrá asistir al acto porque presidirá la reunión anual de Embajadores y Cónsules que se realizará en México del 7 al 11 de enero, una excusa perfecta para el nuevo gobierno mexicano que si bien no firmó el comunicado, tampoco ha apoyado de forma tajante al régimen de Maduro.

También puede leer: “Vengan a Venezuela”: La solicitud que hizo Delcy Eloína a Iván Duque y su vicepresidenta





Y cabe recordar acá la reciente declaración de Reyes ante el Grupo de Lima(del cual México sigue formando parte), y donde aseveró que “El Gobierno de México reitera su preocupación por la dinámica que ha alterado la tranquilidad y la prosperidad del pueblo venezolano, así como la situación en torno al respeto de los derechos humanos que se vive. Las vulnerabilidades en los ámbitos económico y social se muestran a través de la migración de más de 3 millones de venezolanos que han ingresado, en mayor o menor medida, a los países de nuestra región”.

“Con una profunda vocación de solidaridad y de apego a los principios rectores de la política exterior establecidos en nuestra Constitución, México continuará promoviendo la cooperación internacional, el respeto a la autodeterminación de los pueblos, la solución pacífica de controversias y el respeto, protección y promoción de los derechos humanos, tanto en Venezuela como en el resto del mundo (…) en ese espíritu, el Gobierno de México manifiesta su total disposición para apoyar las iniciativas encaminadas a que la sociedad venezolana encuentre, por la vía pacífica y con la participación de los actores involucrados, una solución a sus diferencias…”, dejando abierta la posibilidad de una solución a través del diálogo donde México podría actuar sin vulnerar su política exterior.

“En vista de que la situación en Venezuela ha impactado a la región de América Latina y el Caribe, la ausencia de representantes de nuestros países disminuiría la capacidad de interlocución con los actores venezolanos. Eso derivaría en nuestra autoexclusión de procesos fundamentales para los intereses de nuestra región…Por ello, México mantendrá relaciones diplomáticas con Venezuela para así poder considerar con interés las propuestas de acción o gestión diplomáticas que las distintas fuerzas políticas y sociales de ese país formulen para facilitar su acercamiento, entendimiento y acuerdo. Nuestra consideración se guiará por las posibilidades de diálogo incluyente con objeto de lograr las condiciones de estabilidad necesaria para el desarrollo del pueblo venezolano, en un marco de paz, democracia y seguridad”.

Le puede interesar: Venezuela presentará denuncia ante la ONU por la “insólita e inaudita provocación” de Guyana

Pero también los adversarios internos de López Obrador también han tomado partido ante su postura, incluyendo al Partido Democrático Revolucionario (PRD), irónicamente fundado por AMLO y que agrupa a varias fuerzas de izquierda en México. Ese partido ha publicado hoy un duro comunicado en la prensa local exigiéndole a López Obrador que no apoye “gobiernos cuasi dictatoriales”, refiriéndose a Nicolás Maduro:

El texto completo del comunicado señala:

“En el PRD siempre hemos defendido que los Gobiernos Populares deben ser resultados de elecciones verdaderamente democráticas, y no de simulaciones autoritarias.

El régimen de Nicolás Maduro se sustenta en la falta de respeto a los más elementales derechos políticos y humanos. El pueblo venezolano debe ejercer a plenitud el derecho a la libre expresión, la libre manifestación, la libre asociación y, sobre todo, el derecho a disentir.

Por ello, el PRD deplora que la representación de nuestro país no haya sido solidaria con el pueblo venezolano y, sobre todo, con la unidad latinoamericana que se ha venido construyendo a través del Grupo de Lima, cuyos integrantes se expresaron contra el gobierno de Nicolás Maduro.

El PRD siempre tomará una posición de defensa de los derechos humanos, y por ello debemos señalar que el régimen que sigue imponiendo Nicolás Maduro, agravará aún más la crisis humanitaria que vive ese país.

El PRD expresa su solidaridad con el pueblo venezolano, por la situación política a la cual se enfrenta en estos momentos.

Señalamos que, como partido de izquierda democrática, somos respetuosos de la política de Estado que se emplee en la República Bolivariana de Venezuela para definir a sus mandatarios, pero no estamos a favor que se impongan gobiernos, se vulnere la democracia, y se violenten los derechos humanos.

Hacemos un respetuoso llamado al gobierno de México para que haya una definición en favor de las y los venezolanos, luego que el Parlamento de Venezuela declaró ilegítimo a Nicolás Maduro, por haber resultado de una elección en la que no hubo la participación de todos los actores políticos de esa nación.

En el PRD hacemos votos para que no haya situaciones que pongan en riesgo la estabilidad de las y los venezolanos, y que no se desate una crisis mayor en dicho país.

Abogamos para que haya consensos apegados a Derecho, priorizando el interés de la ciudadanía.

DIRECCIÓN NACIONAL EXTRAORDINARIA DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA

Comentarios

comentarios