article-thumb
   

“No pueden seguir culpando a El Niño por nuestras penurias”, dice técnico de la MUD

Christhian Colina

El Cooperante.- “El Gobierno no puede seguir engañando a la población diciéndole que no pasa nada, achacándole a El Niño y a la sequía nuestras penurias. No hay que olvidar, si las comparamos, que en la anterior crisis teníamos recursos financieros con los cuales hoy no contamos”, afirmó este miércoles el ingeniero electricista Manuel Guevara.

El también integrante de la Comisión Técnica de la Mesa de la Unidad Democrática consideró que inversiones milmillonarias en plantas de segunda mano y la falta de previsión son algunas de las principales fallas en las cuales incurrió el Gobierno y que han acarreado la actual crisis eléctrica en Venezuela, obligando a las autoridades a decretar, entre sus disposiciones, el racionamiento eléctrico en centros comerciales.

Para la fecha, se corre el riesgo de que disminuya más allá de cierto nivel la cota de Guri y de los embalses, lo cual urgirá al cierre de algunas turbinas. La capacidad hidroeléctrica se va reducir aún más. Estamos en una situación de emergencia, corroboro, y el racionamiento es una necesidad, no podemos evitarlo. Lo que sí destaco en que esta zozobra en la cual se ve envuelta Venezuela, tanto en agua como en electricidad, ha podido ser evitada”, dijo.

Asimismo, recordó que ante la situación similar que vivió el país en el año 2010, el “Ejecutivo realizó cuantiosas inversiones en la compra de plantas eléctricas. Entre esas adquisiciones había muchas máquinas de segunda mano que fueron importadas bajo lo que se denomina llave en mano, es decir, como si fuera talla única, almacenándolas, inclusive, porque no había dónde instalarlas”, explicó.

Enfatizando que en nuestro sistema eléctrico una parte de la generación es hidroeléctrica – Guri, Macagua, Caruachi – y la otra térmica – además de diésel, plantas que funcionan con gas y fuel oil -, Guevara aseveró que con el diseño respectivo se complementan entre sí: en época de lluvia, funciona todo con energía hidráulica, hidroeléctrica, y en sequía, de octubre a abril, las plantas térmicas están llamadas a generar y a compensar la disminución de energía que se produce por la baja pluviométrica al sur del país.

“Siempre había energía para los usuarios y eso fue así hasta 2010. Hasta ese momento, nunca habíamos entrado a una situación de emergencia eléctrica, simplemente se registraban las averías puntuales a nivel de transformadores, una línea que se caía, etc.”, recordó.

Comentarios

comentarios