article-thumb
   

El gurú de Maduro también vino a Venezuela cuando se detectó el cáncer de Hugo Chávez

Elizabeth Fuentes | 11 julio, 2019

Caracas/Foto de portada: Prensa Presidencial.- No es esta la primera vez que Sri Sri Ravi Shankar ha visitado a Venezuela para reunirse con Nicolás Maduro. El gurú indio también vino a Caracas el año 2011, cuando el Gobierno sufrió una de sus peores crisis debido al sorpresivo descubrimiento de que su líder y presidente, Hugo Chávez, padecía un cáncer terminal.

Le puede interesar: Dólares incautados en República Dominicana rozan a alguna gente del Gobierno y sus pranes amigos

De hecho el 2011 fue el peor año del chavismo, año difícil porque se dedicaron, desde mayo y hasta el primer trimestre del 2012, inicialmente a esconder la gravedad de su dolencia y luego, cuando ya era imposible negar la realidad, a resolver quién sería el sucesor de Hugo Chávez.
¿A qué vino en aquel entonces el gurú Sri Sri Ravi Shankar? ¿A aconsejar a Nicolás y Cilia, discípulos de Sai Baba, sobre cómo manejar sus ganas de heredar el poder? ¿ A manejar el stress? ¿ O aliviar al Hugo Chávez que recurría a cuanta creencia se le atravesara, en busca de una cura milagrosa para su terrible enfermedad?

La prueba de que el gurú indio Sri Sri Ravi Shankar estuvo en Venezuela aquel año, está en su portal , donde acompaña la foto de su visita reciente a Nicolás Maduro con un texto esclarecedor: “Visité Venezuela después de ocho años. El presidente Nicolás Maduro me recibió calurosamente y escuchó mis ideas. Discutimos sobre los principios de la no- violencia y de la paz a través del diálogo”.

Es decir, que el gurú vino ese terrible 2011, cuando se descubrió que el presidente Hugo Chávez parecía de cáncer y el partido de Gobierno vivió una crisis íntima de dimensiones incalculables y desconocidas para el resto de los venezolanos.

Y casualmente ahora, cuando el país se sumerge en otra situación grave y el chavismo hace aguas frente a una población que en su gran mayoría no los quiere, cuando Nicolás Maduro atraviesa uno de sus peores momentos – el informe de Michelle Bachelet, el asesinato del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, la aparición del liderazgo de Juan Guaidó y el respaldo que ha recibido por parte de medio mundo-, se aparece de nuevo el gurú en Miraflores y Maduro lo recibe como a un jefe de Estado. ¿ Cuál consejo le habrá dado esta vez a la pareja presidencial? ¿O vino a agradecer alguna donación importante hecha desde Venezuela?

Porque el gurú ha fundado dos organizaciones- The Art of Living y la International Association for Human Values-, que funcionan básicamente en base a donaciones o por el cobro que realizan a quienes se puedan escapar algunos días a Carolina del Norte y pagar más de mil dólares por cabeza para participar, por ejemplo, en el Guru Purnima, una suerte de Año Nuevo para los creyentes del budaismo que se llevará a cabo el próximo 14 de julio con la presencia del gurú Sri Ravi Shankar. La organización The Art of Living funciona en una preciosa sede construida en las montañas de Blue Ridge, en Carolina del Norte, donde ofrecen desde servicio de Spa hasta cursos contra el stress o retiros espirituales de cualquier naturaleza y precio.

Algo diferente, en cuanto a objetivo, es la otra organización regida por el gurú, aunque también se sustenta en donaciones: la International Association for Human Values se dedica a ” proyectos de servicio y recaudar fondos para iniciativas humanitarias y de socorro en todo el mundo”, con el pequeño detalle de que tienen sede y han servido en decenas de países como Francia, Alemania, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca, Italia, Noruega, Rusia, Eslovenia, Estados Unidos, Canadá, Sudáfrica, Kenia, India, Emiratos Árabes Unidos, Australia, Santa Lucía, Mèxico y República Dominicana, pero no han venido nunca a ayudar a Venezuela, a pesar de la crisis humanitaria que se vive acá.

“La compasión es vital. Se debe tener compasión para poder cambiar y aceptar las consecuencias”, es uno de los consejos del gurú de Maduro para vivir feliz. Quizás dentro de algunos días sepamos si finalmente le hizo caso.

Comentarios

comentarios