article-thumb
   

El hampa le quitó la vida y su futuro en otro país

El Cooperante

Enderson Narváez.- Al que madruga Dios lo ayuda, reza el dicho, pero esta no fue la suerte que corrió Maritza del Valle Bravo, asesinada por dos hampones este lunes a las 6:30 de la mañana en la calle Santa Ana de El Cafetal.

Bravo trabajaba en el Instituto Nacional de Protección para la Pequeña Mediana Empresa (Inapymi), ente adscrito al Ministerio de Industrias y al que renunciaría este martes, irónicamente nadie la protegió de lo que intentaba huir: la inseguridad.

Planeaba la salida del país desde hace un año, su destino era el norte; específicamente Houston, Texas, en los Estados Unidos a partir del 31 de mayo. “Se iba de Venezuela por la inseguridad, por más nada”, dijo uno de sus parientes que se encontraba en los al rededores de la Morgue de Bello Monte.

La mujer fue atacada por dos sujetos que viajaban en una moto KLR verde, quienes le propiciaron impactos de bala en el hombro y en el pecho que le ofuscaron el sueño.

Venezuela, se queda huérfana de hijos. Si ellos no se van buscando bienestar en otra tierra, su propia patria puede sepultarlos.

Comentarios

comentarios