article-thumb
   

Cuatro escoltas de pesos pesados del Gobierno asesinados en lo que va de año

Admin

Jose Á. Palacios.- Si no eres famoso, político, jerarca del Gobierno o escolta de los mismos tu muerte puede pasar desapercibida en el segundo país con más homicidios en el mundo -según las proyecciones del Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) del año 2014-. Y, precisamente en la nación donde ocurren 82 asesinatos por cada 100 mil habitantes los escoltas se han convertidos en blanco de la delincuencia.

En los primeros cinco meses del año han sido asesinados cuatro escoltas de personas ligadas al alto Gobierno; el caso más reciente fue el del escolta del moderador del programa La Hojilla, Mario Silva, quien perdió la vida este fin de semana en manos de hampa para despojarlo  de su arma de reglamento. El hecho ocurrió en el sector Mata de Caballo, en la población de Turmero, estado Aragua.

El hoy occiso fue identificado como Eldemar José Bermúdez Patiño, fuentes policiales fueron quienes señalaron que la víctima fungía como escolta del dirigente del PSUV.  El caso de Bermúdez tiene dos acentuadas similitudes con el caso de José Borges, escolta también asesinado del presidente de Tves, Winston Vallenilla: los dos asesinatos fueron, presuntamente, por robos a sus armas de reglamentos; y ninguno de los dos hechos fueron denunciados públicamente por sus custodiados, Vallenila y Silva.

Asesinato macabro 

Otro escolta asesinado en los primeros días del año y de una manera, si se podría decir, macabra, fue la del destacado para la custodia del Defensor de Pueblo, Tarek William Saab. Es asesinato de José Daniel Castillo, de 30 años, funcionario del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), se registró el pasado 21 de enero, su cadáver fue hallado en la maleta de un vehículo abandonado en el sector Puerta Negra de Villa de Cura, estado Aragua.

El cuerpo recibió cinco impactos de bala y estaba quemado. No fue identificado, en primera instancia, por falta de documentos. Incluso, le faltaba el fémur y el peroné de una pierna.

Por otra parte, Luis Ramón Revilla, corresponde al nombre de quien fungiera como escolta del ministro de Educación Héctor Rodríguez, y que fue asesinado en el primer mes de año a unos pasos de su esposa y recién de haber dejado a su hijo de síes años en la guardería. El hampa no perdona. El asesinato del funcionario presuntamente ocurrió para robarle su arma de reglamento cuando este se encontraba en frente de la  Maternidad Concepción Palacios, en Caracas.

 

Comentarios

comentarios