article-thumb
   

Bandas criminales cuentan con financiación hasta para 600 hombres, según Briceño León

Eileen Garcia

EFE.- Bandas armadas ordenan a los ciudadanos abandonar las calles y paralizan barrios enteros en Venezuela para celebrar los velorios a sus líderes muertos y protestar por supuestos ajusticiamientos de la policía. Desde finales de enero esta situación de intimidación se ha dado en al menos dos ocasiones.

El 4 de febrero, el norte de la céntrica ciudad de Maracay amaneció inundado de volantes que advertían de que no debía circular nadie pues el día anterior había muerto un joven supuestamente a manos del Cicpc.

Ese día, los padres buscaron apresurados a sus hijos en las escuelas antes de la hora de salida y los comercios cerraron sus puertas porque los volantes alertaban de que quien ejerciera labores diarias en la calle se atenía a “las consecuencias”.

El escrito se atribuye a José Gabriel Álvarez Rojas, alias “El Chino Pedrera”, presunto cabecilla de una banda criminal que en el pasado fue el líder de una cárcel del estado Aragua.

El 25 de enero, ocurrió un suceso en la ciudad de Porlamar, donde un grupo de reclusos rindió homenaje a su exlíder Teófilo Cazorla, alias “El Conejo”, que murió tiroteado cuando salía de una discoteca, disparando al aire con armas largas y pistolas en el interior de la cárcel. Al día siguiente, cuando se produjo el entierro, la banda exigió a los vecinos que no salieran a la calle para que la urna del delincuente circulara por la ciudad.

La oposición política, que ahora tiene mayoría en el Parlamento, anunció que abriría una investigación por el hecho de que los presos posean armas de guerra y solicitó la interpelación del ministro de Defensa, Vladimir Padrino, que aún no se ha realizado.

Briceño León 1.jpg.980x588_q85_box-0,0,1000,600_crop_detailPara el director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Roberto Briceño León, “el nivel de organización del delito y del crimen en Venezuela está sustituyendo al Estado en algunos territorios”.

Briceño León afirmó que estas bandas están organizadas porque cuentan la financiación que les permite tener un “pié de fuerza” de hasta 600 hombres en algunos casos, además de armas y control sobre el territorio.

Según el experto, en las cárceles “se organizan delitos, se dirigen secuestros y se cobran rescates” y también se hacen “demostraciones de fuerza como la vista en Margarita”.

La organización OVV presentó en diciembre un informe en el que señala que Venezuela registró en 2015 la cifra récord de 27.875 muertes violentas, lo que significa una tasa de 90 por cada cien mil habitantes.

Fuentes oficiales reducen significativamente las cifras. Según la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, en 2015 la tasa de homicidios fue de 58,1 por cada 100.000 habitantes, lo que se traduce en 17.778 muertos.

Comentarios

comentarios