Connect with us

Destacados

"El hijo del capitán trueno": Miguel Bosé confesó la dura relación con su padre

Miguel Bosé estrenará su primer libro con relatos de su infancia y la cruda relación que tuvo con padre, el famoso torero español Luis Miguel Dominguín

Publicado

/

Caracas.- El cantante español Miguel Bosé confesó su cruda relación con su padre el famoso torero Luis Miguel Dominguín en el libro de sus memorias "El hijo del capitán trueno" que publicará el próximo 10 de noviembre.

Lea también: "Fui un cobarde": las contundentes confesiones de Will Smith sobre su padre

En los primeros relatos que pudo tener acceso la revista Hola, el artista contó que cuando tenía 10 años su padre se lo llevo a un safari a Mozambique porque quería que él hiciera actividades de hombre, pues el reconocido torero español sentía que Bosé no era su hijo y entre las frases que más exclamaba era: "El niño va a ser maricón".

Bosé relató que durante ese viaje se contagió de paludismo porque su padre jamás le dio las pastillas que el doctor de cabecera que les había recomendado para evitar mencionada enfermedad.

"Nada más subirnos al avión, mi padre se metió las pastillas en el bolsillo y no sé qué haría con ellas, pero jamás me dio ninguna", fueron las primeras líneas que escribió el cantante durante ese viaje en un cuaderno que le había dado su madre Lucía Bosé.

Miguel Bosé recuerda que a los días de llegar a Mozambique se fue a cazar hipopótamos con su padre y allí sufrió picaduras de zancudos y es donde él asume que contrajo la enfermedad del paludismo.

Advertisement

"Fue ahí donde, con toda seguridad, agarré el paludismo, lo que hoy se conoce por malaria. Y sin pastilla de quinina, que mi padre no me diera por descuido y olvido, la enfermedad fue lentamente incubándose y para mediados del segundo campamento, en el que nos cruzamos con la tía Paquitina y el tío Fausto, los Blasco de Madrid, también de safari, yo ya estaba visiblemente enfermo", dijo Bosé.

El intérprete de canciones como, "Seré tu amante bandido" relató que a medida que ese viaje iba avanzando más se complicaba su salud y fue en ese lugar y con esa experiencia donde se dio cuenta que se rendía con su padre porque para su progenitor él "seguía siendo un débil".

'Venga, no seas nenaza, levántate y camina como un hombre y déjate de mareos o te vas a enterar lo que es uno de verdad del tortazo que te voy a meter, y basta ya de tonterías', dijo Bocé que eran los insultos que recibía de su padre en medio de enfermedad.

El cantautor contó que al regresar a España fue cuando su madre le puso punto final a su relación con su padre tras verlo llegar como un "niño de Biafra".

"Me fui a Mozambique pesando treinta y muchos kilos y lo que volvió de mí no llegaba a los quince. Tenía la piel adherida a los huesos como un niño de Biafra. Amarillo hiel, de labios cuarteados y enormes ojeras moradas descolgando de dos ojos hundidos y brillantes, llevaba los pantalones cortos atados a la cintura con un pedazo de cuerda que debieron de darme allá", escribió el artista.

Advertisement




Tendencias