article-thumb
   

El humor venezolano está censurado: Molesta al régimen chavista-madurista

Admin

Lohena Reverón.- Radio Rochela desapareció con el cierre de RCTV. Así como este programa que marcó generaciones en Venezuela, han sacado del aire a aquellas emisiones que se burlan de los bochornos de los gobiernos de Hugo Chávez y de su antecesor Nicolás Maduro. La mayoría de los humoristas, están censurados, otros tiraron la toalla y se fueron del país.

The Wall Street Journal (WSJ) ha dedicado un trabajo a la molestia que causa en el régimen chavista-madurista el humor venezolano, quienes se dedican a hacer reír, han sido incluidos en listas negras de teatros y hoteles propiedad del Estado como Venetur. Aunque hay material para sacar, el presidente dice hablar con un pájaro, la escasez, el chikungunya y la acetaminofén, son temas que no dan risa a los funcionarios rojos.

“Las cosas se ponen peor cada día”, dijo Emilio Lovera, cuyo programa de sátira Misión Emilio fue cancelado de repente el año pasado. “Ya no puedo trabajar en televisión”. Los comediantes no están llamando a un levantamiento contra el gobierno, pero sus pullas sobre la inflación y la corrupción presentan invariablemente al presidente Nicolás Maduro como un inepto y corrupto justo cuando su gobierno socialista muestra una menor tolerancia con la disidencia.

Ahora está monitoreando de cerca a los humoristas políticos. Laureano Márquez, por ejemplo, se enfoca en las rarezas de la vida diaria en un país rico en petróleo pero donde con frecuencia la gente no encuentra leche o pañales. Durante una reciente presentación ante un auditorio lleno en Maracay, dijo que la escasez se ha vuelto tan aguda que ahora cuando va por la calle en lugar de mirar a las mujeres bellas se fija en sus bolsas de compras. “No me interesa ser una válvula de escape”, dijo Márquez. “Quiero que la gente deje mis presentaciones preocupada y molesta”.

Pero a los funcionarios esas bromas no les causan gracia. Cuando en febrero Márquez y Lovera programaron presentaciones conjuntas en las ciudades de Barquisimeto, Valencia y San Antonio de Los Altos, los tres auditorios fueron clausurados temporalmente tras ser acusados de evasión tributaria. Las presentaciones fueron canceladas, dijeron los comediantes.

En su programa de sátiras de noticias, Luis Chataing se burlaba de las incesantes denuncias del gobierno de supuestos planes de golpe de estado de la oposición. En un segmento del año pasado, interpretó a un burócrata que fabricaba torpemente con papel, tijeras y pegamento la evidencia de una conspiración. El canal privado Televen canceló el programa al día siguiente, decisión que Chataing atribuyó a la presión del gobierno, Maduro dijo en un discurso que él no tenía la culpa.

Comentarios

comentarios