Connect with us

Investigación

El jugoso Arco Minero, el negocio de oro por el cual el chavismo no cedió Bolívar

Publicado

/

Caracas, 29 de octubre.- Fue el pasado martes cuando el excandidato a la Gobernación del estado Bolívar (sureste), Andrés Velásquez, acudió  a la sede principal del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Caracas para entregar un recurso legal en el que denuncia un supuesto fraude en esa localidad en las elecciones del pasado 15 de octubre.

Lea también: El infierno que viven pacientes a la espera de un trasplante en el país: “Es indefinido”

"Aquí estamos ante un fraude sistemático que no solo tiene que ver con la alteración numérica, también hay 80.000 casos de alteración de huellas digitales en Bolívar", dijo Velásquez a los periodistas a las afueras del Poder Electoral. Según el opositor, también hubo casos en los que desalojaron a testigos de la sala de totalización, lo que permitiría alterar los resultados reales.

Bolívar, situado en el sur de Venezuela, fue el único de los 23 estados del país del que el CNE no ofreció los resultados definitivos la noche de las elecciones, cuando atribuyó al oficialismo la victoria en 17 estados y a la oposición en los otros cinco.  Pero esa noche en su página web se daba como ganador a Velásquez, sin embargo, 48 horas después proclamó al candidato del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Justo Noguera, como gobernador de esa localidad.

Un estado indispensable

Según información oficial, Noguera obtuvo un total de 276.655 votos, correspondientes al 49,04 % de los 549.699 sufragios contabilizados por el CNE, mientras que el candidato opositor, Andrés Velásquez, logró 275.184 votos, equivalente al 48,83 %. Pero para el chavismo era primordial mantener uno de los estados más grandes del país y  una de las zonas más ricas en minerales del mundo, motivo por el cual mafias se disputan el negocio.  De hecho, en 2016 ocurrió una de las masacres más sonadas en los últimos años, la de Tumeremo, que tuvo como resultado la desaparición y asesinato de 28 personas en una mina de oro llamada Atenas.

La explotación minera la maneja el Gobierno venezolano y, ante la brutal caída de los precios del petróleo durante la gestión de Nicolás Maduro, terminó siendo una bomba de oxígeno para conseguir divisas. La explotación del Arco Minero

Advertisement

Goldman Reserve

En 2016 el Gobierno y la empresa canadiense  acordaron establecer una compañía mixta, 55% de propiedad venezolana y 45% de Gold Reserve, para explotar una extensión de 180 kilómetros cuadrados, los cuales incluyen el proyecto "Las Brisas", en el estado Bolívar. El proyecto, se estima, puede llegar a costar hasta $2.100 millones. El proyecto minero tiene yacimientos de cobre, con reservas calculadas de aproximadamente 630.000.000 kilogramos, y oro, con reservas calculadas de aproximadamente 290.000.000 kilogramos.

El proceso para la explotación de estos recursos es la lixiviación en pilas con cianuro de sodio, conocido como cianuración, un proceso sumamente criticado y hasta prohibido en varios países por sus efectos dañinos en el medio ambiente.

En febrero de ese año se conoció que Venezuela recibiría de  Gold Reserve 5.000 millones de dólares como parte de un acuerdo que incluía resolver un arbitraje ante el Banco Mundial, auxiliar a Venezuela con préstamo y recursos para inversiones en proyectos de explotación de oro. “Hemos firmado el acuerdo de inversión por 5 mil millones de dólares, que están disgregados en la resolución de la disputa que se tenía, las inversiones en las minas de oro por 2 mil millones de dólares, y 2 mil millones de dólares en préstamo para el país”, informó para ese entonces el ministro de Petróleo y Minería venezolano, Eulogio del Pino.

Venezuela ya tenía historia con dicha compañía. En  2009 Hugo Chávez le revocó la concesión. La minera internacional no solo opera en Las Brisas, sino también en Las Cristalinas.

Gold Reserve tiene un pasado algo oscuro en su haber. Ha sido criticada internacionalmente por daños depredadores al medio ambiente.

Advertisement

 

Oro explotado del Arco Minero. Imagen divulgada por el Gobierno nacional

Arco Minero

El convenio entre Gold Reserve y Venezuela se suscribió en un evento donde se acordó con empresas chinas y africanas la exploración y explotación de un área denominada “Arco Minero”, de casi 112.000 kilómetros cuadrados al sureste del país, con reservas de oro por 4.136 toneladas ; diamante por 33,79 millones de quilates; hierro por 3.644 millones de toneladas de reservas probadas, además de bauxita, cobre y coltán, entre otros.

Según el Consejo Nacional de Promoción e Inversión, cerca de 300 millones de dólares invirtió Gold Reserve en Las Brisas para hacer sus estudios preliminares y certificación de reservas. También abrieron 2.000 perforaciones y generaron unas 7.000 horas de trabajo, analizando la data y formulando el plan de la mina. Que otra empresa realice todo este trabajo desde cero hasta llegar a la producción, requeriría hasta cinco años. Esto pesó sobre la decisión del Gobierno de llevar adelante las negociaciones. Ya con los estudios listos, Gold Reserve parecía la opción ideal para comenzar en breve la operación de la mina y abrir así el flujo de divisas en el menor tiempo posible.

Gold Reserve aspira a contar, al trabajar en sociedad con el Estado, con ventajas fiscales, costos preferenciales en servicios y la conformación de una Zona Económica Especial. A cambio: la inversión inicial asciende de 2.000 millones de dólares, la esperan recibir en menos de dos años. Se prevé de dos a tres años para completar la ingeniería y la construcción para luego comenzar el procesamiento. Se aspira procesar 140.000 toneladas de material mineralizado por día y extraer de ello mínimo 1,4 millones de onzas de oro y 108 millones de libras de cobre al año.

 

Oro extraído del Arco Minero

Depredación ambiental

Cuando Chávez anunció en que no daría más concesiones a empresas mineras y que se crearía una nacional para que funcionara a través de cooperativas para explotar de manera racional las riquezas en Guayana, hizo hincapié que  “si para sacar el oro, las piedras preciosas, los diamantes de la tierra, hay que acabar con los bosques y los ríos, mejor es que el oro se quede bajo la tierra para siempre”.

Organizaciones ambientales han advertido la devastación que se avecina en Bolívar, que guarda uno de los parques más hermosos a nivel mundial, Canaima, con la explotación del Arco Minero.  La Alianza para la Defensa para los Derechos Humanos, la Ecología y el Medio Ambiente (Asoprodem) aseguró que el proyecto amenaza la biodiversidad.  "Todo lo que llegue al río Orinoco afectará la calidad de las aguas y de las especies del Mar Caribe y del Atlántico". 

Advertisement

"Entre sus impactos negativos ambientales podemos encontrar: aumento de la deforestación, pérdida de biodiversidad, deterioro de la calidad del agua proveniente del escurrimiento superficial y el agua de los ríos, eliminación y contaminación del suelo, incorporación de contaminantes, principalmente de metales pesados en las comunidades aledañas o que laboran en la región, y afectación en la salud por contaminación del aire, por nombrar algunos", agregó.

La alianza precisó que la acción además generará cambios radicales en la organización social, representando un riesgo en la vida de las comunidades, principalmente indígenas, por la trata de personas, prostitución y opresión de los habitantes y trabajadores de las minas.

Jorge Arreaza informó en julio que el Arco Minero del Orinoco ha aportado 3 toneladas de oro al Banco Central de Venezuela (BCV).



Tendencias