Connect with us

La Lupa

El mejor restaurante del mundo solo abrirá por 100 días

Frente a la Torre Eiffel, nada menos que con Albert Adriá y Alain Ducasse como chefs principales, la experiencia comenzara el 10 de noviembre y se alargará hasta el mes de enero. Servirán siete platos en el almuerzo y la cena pero eso si: hay que correr a reservar porque hasta el presidente de Francia asistirá a degustar semejante delicia

Publicado

/

Caracas.- Es un proyecto efímero, como lo califican los mejores chefs del mundo que están detrás de la cocina. Se llama ADMO y tomará el espacio del restaurante  Les Ombres en París solo por 100 días, del 10  de noviembre hasta enero del 2022, mes donde ya no hay mesa disponible, valga la aclaratoria. 

Lea también: ¿Por qué cae el precio del vino en Venezuela?

Se trata de una colaboración experimental que busca  traspasar los límites de la creatividad, tripulada por los cocineros Albert Adrià, Alain Ducasse,  Romain Meder (chef del Hotel Plaza Athénée), el experto en vinos Vincent Chaperon  y la pastelera Jessica Préalpato. Un diálogo de talentos,  cuya idea es “ mostrar que la cocina trasciende fronteras y se puede crear una cocina europea”, como lo ha definido  Ducasse. “Buscamos combinar nuestros talentos para ir más allá de las cosas que se han hecho antes. El desafío es realmente cambiar las tornas, y esta alineación única definitivamente llevará este proyecto al más alto nivel".

Con esta invitación a Albert Adrià (quien condujo por años El Bulli, uno de los mejores restaurantes del mundo), Alain Ducasse busca celebrar el regreso de la gastronomía vibrante al corazón de París, una experiencia de solo  100 días donde "la partitura culinaria presentada en ADMO será contemporánea, alegre y arraigada en las culturas española y francesa", todo acompañado por una carta de vinos extraordinaria y la marca Dom Perignon como aliada del experimento.

Pero semejante idea no podía realizarse sino en  el museo Quai Branly  en cuyo  quinto piso está el restaurante LES OMBRES el cual ha ofrecido  su extraordinario espacio con  vista panorámica  de París y  la  Torre Eiffel como vecina, toda una atracción para quienes hayan reservado allí  para cenar de fin de año y puedan ver cuando  la Eiffel cambie de colores para recibir el 2022.

 "Totalmente acristalado hasta el techo, bañado de luz, el restaurante juega entre la sombra y la luz, y está iluminado por un cielo estrellado al atardecer al unísono con su majestuoso vecino. Su amplia terraza, imaginada como un jardín colgante, plantado de esencias y plantas de todas las estaciones, es un lugar increíble para compartir un momento excepcional", se lee en su portal, sitio  donde se pueden hacer las reservaciones. Habrá un menú de cinco platos para el almuerzo (200 euros) y otro de siete platos para la cena a un costo de 380 euros, aunque se debe  abonar por adelantado 200 euros y luego de la comida, pagar otros 180 euros restantes, sin incluir las bebidas, que es otro cantar. Porque el summelier  Chaperon  anuncia que en ADMO se producirá el estreno absoluto del rosado Dom Perignon del 2008, “un vino experimental” según  el enólogo, que detesta la palabra maridaje.

Advertisement

Y si bien el menú ha sido secreto, algunos cronistas de gastronomía invitados al "ensayo general" del restaurante adelantaron que habrá caviar,  castaña con anchoas y curry, queso Saint Felicien sobre mini blini con trufas blancas de Alba, crujiente de salmonete y cítrico y a la base de pan para salchicha de ostra y wakamé, piel de bacalao, erizo y caldo que antecede al champiñón en aceite de perejil, así como propuestas mas fuertes como  garbanzos cubiertos de caviar; coliflor y mole, hígado de rape; bogavante azul, remolacha y mandarina china con  una pausa francesa de queso Salat y un confitado de membrillo. Entre los postres está  el chocolate de la Maufacture Ducasse con pistachos.

En el menú no se advierte  cuál chef hizo  cada plato y quedará la adivinanza para los grandes conocedores de Ducasse, Arria y Menger, toda una diversión para los privilegiados que logren acceder a esta  experiencia irrepetible.



Tendencias