article-thumb
   

El negocio lucrativo que hay detrás del CLAP y que vincula a una franquicia de colombianos

El Cooperante | 5 agosto, 2018

Caracas.- Una desconocida empresa llamada Salva Foods 2015, creada meses antes de que Nicolás Maduro asomara su idea de establecer una red de tiendas para el programa estatal de los Comité Locales de abastecimiento y Producción (CLAP), es la beneficiaria actual de ese negocio. Detrás de esa operación reaparece la sombra de los empresarios colombianos Alex Nain Saab Morán y Álvaro Pulido Vargas, quienes desde inicios de 2017 están vinculados a los CLAP gracias a una sociedad clandestina en Hong Kong.

Le puede interesar: Hermann Escarrá: Se deben tomar medidas drásticas para menguar la hiperinflación

La hiperinflación y el desabastecimiento es el tormento de los supermercados. Hasta en los locales del Gobierno chavista existe escasez de alimentos; por consiguiente, detrás de las llamadas Tiendas CLAP, la red de abastos para el programa estatal de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), reaparece la sombra de los empresarios colombianos Alex Nain Saab Morán y Álvaro Enrique Pulido Vargas, quienes figuran entre los grandes importadores privados de alimentos para los programas gubernamentales.

Por medio de una desconocida compañía llamada Salva Foods 2015 controlan lo que por encima parece una franquicia del plan estatal para “privatizar” cadenas públicas de expendios de alimentos como la de Abastos Bicentenario -construida en parte sobre el chasis de lo que fue el negocio en Venezuela de los Alamacenes Éxito-. Salva Foods se suma a la fantasmal Group Grand Limited, sociedad registrada en Hong Kong, con la que el dúo empresarial se convirtió desde comienzos de 2017 en proveedor de millones de cajas CLAP gracias a dos contratos suscritos con el Gobierno de Nicolás Maduro, así como también de medicamentos de la India por otro acuerdo con el Ministerio de Salud.

La fórmula para adueñarse de este otro eslabón del negocio se repite. Ni Saab Morán, ni Pulido Vargas poseen acciones en Salva Foods, pero varios indicios conducen hacia ellos.


Para constatar que Salva Foods es la propietaria de las Tiendas CLAP basta con comprar en alguna de las nueve sucursales que están en Caracas. Además del nombre de la compañía, en las facturas aparece una dirección, que fue la misma que mostraba su primer Registro de
Información Fiscal (RIF). En principio, parece conducir a una oficina cualquiera en el Centro Banaven, conocido coloquialmente como el Cubo Negro, un complejo empresarialal sureste de la capital venezolana.

Esta locación se trata de la misma dirección publicada en el website, hoy inactivo, de Group Grand Limited, según Armando Info, esa sociedad tenía inicialmente la misma sede del Fondo Global de Construcción, otra corporación con la cual Saab Morán y Pulido Vargas se convirtieron en contratistas del chavismo en 2011. Con todo, el domicilio es erróneo.

Al menos es lo que sostienen en el Centro Banaven. Allí niegan que alguna vez alojaran a Group Grand Limited o a Salva Foods. La oficina de esta última se encuentra, en realidad y, en definitiva, en el Centro Altamira, otra torre de oficinas en el noreste de Caracas.

Equivocación o no, la del Centro Banaven no será la única coincidencia entre las dos empresas. El número telefónico de las facturas emitidas por Group Grand Limited al Gobierno venezolano por los millones de combos de alimentos provenientes de México lo
atiende Carlos Rolando Lizcano Manrique, un empresario nacido en Cúcuta (Departamento al Norte de Santander, noroeste de Colombia), de 47 años de edad, y que es el dueño de Salva Foods.

 

Comentarios

comentarios