article-thumb
   

El nuevo escándalo que ocurre a lo interno del Tribunal Supremo de Justicia en el exilio

El Cooperante | 14 noviembre, 2018

Caracas.- Un grupo de magistrados pertenecientes al  “Tribunal Supremo de Justicia en el exilio” ha promovido la denominada “Fundación S.O.S TSJ Legítimo de Venezuela” con el objeto de recaudar fondos “para subsistir”. Sin embargo, el presidente de dicho organismo, Miguel Angel Martín, ha desconocido esta acción, según revelaron fuentes ligadas al entorno del magistrado a la sala de redacción de El Cooperante este miércoles.

Le puede interesar: “Estamos haciendo el ridículo”: La confesión de un magistrado del TSJ en el exilio

La fundación, a cuyo site puede ingresar haciendo click aquí, tiene como objetivo “apoyar el funcionamiento del TSJ Legítimo en la tarea de alcanzar la restauración del orden constitucional y democrático de Venezuela. El TSJ-Legítimo fue forzado al exilio y sus magistrados se encuentran dispersos en áreas geográficas distantes y bajo usos horarios diferentes; esto hace imperativo el establecimiento de una estructura de soporte centralizada, que aporte las herramientas e infraestructura de IT para trabajar en equipo, cubra costos mínimos de manutención por igual para todos, y les permita trabajar de manera coordinada en el alcance de sus objetivos”.

Pero hay más: la fundación fue registrada con sede en Florida bajo el número N18000011710, y se encuentra con estatus de activa dede el 01 de noviembre de 2018. La dirección física es 135 Weston Road Suite 104, Weston, 33126, y fue registrada por Carlos Marval, un familiar directo del magistrado Antonio Marval. Estos datos fueron recabados por El Cooperante a través del site Open Corporates. 

El desconocimiento que -aseguraron nuestras fuentes- pesa sobre esta fundación por parte de Martín, amenaza con producir un nuevo enfrentamiento interno en el TSJ en el exilio, de cuyo seno se han retirado al menos ocho magistrados -entre ellos Alejandro Rebolledo- por no estar conformes con las ejecutorias de este organismo, asegurando que ha perdido su razón de ser y que sus sentencias han sido más políticas que jurídicas.


Comentarios

comentarios