article-thumb
   

El Nuevo Herald: Arde la disputa fronteriza entre Guyana y Venezuela

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- La disputa fronteriza fue supuestamente resuelta en 1899 cuando un tribunal de arbitraje, bajo presión de Estados Unidos, decidió dónde empezaba la Guayana Británica y dónde empezaba Venezuela. Pero más de un siglo después, la única nación de habla inglesa de Sudamérica y su vecina de habla hispana están de nuevo enzarzadas en una batalla fronteriza de alto riesgo en la que ambos gobiernos intercambian duras críticas y se acusan mutuamente de violar las leyes internacionales.

“Quiero tener relaciones de respeto”, dijo recientemente el presidente Nicolás Maduro tras acusar al recién electo presidente de Guyana David Granger y al ministro de relaciones exteriores Carl Greenidge de lanzar una nueva serie de “ataques” entre crecientes tensiones sobre la región disputada de Esequibo. El disgustado Maduro, quien ya había retirado en julio a su embajadora en Guyana, suspendió por el momento la aprobación del embajador designado de Guyana.

Granger, por su parte denunció alarmado esta semana que su Gobierno ha detectado un incremento de las tropas venezolanas destacadas junto a la frontera. “Hemos recibido informes recientes de que Venezuela ha hecho un despliegue militar extraordinario en la frontera, lo que afecta la defensa territorial de Guyana”, dijo Granger en una conferencia de prensa convocada de emergencia.

En el centro de la larga disputa entre los dos países está el reciente descubrimiento por parte de Exxon Mobil de enormes depósitos petroleros junto a la costa de Guyana, y una carta, fechada el 26 de octubre de 1899, de un abogado de EEUU que representó a Venezuela durante el arbitraje internacional que concedió el territorio a Guyana.

El descubrimiento del petróleo, afirman funcionarios del Gobierno y otros, podría transformar la tambaleante economía de Guyana y las vidas de sus casi 800 mil habitantes, quienes emigran en masa a Estados Unidos y otros lugares en busca de oportunidades económicas. Pero Venezuela no está facilitándole las cosas, admiten funcionarios, a pesar de sus declaraciones públicas de que las perforaciones se llevarán a cabo.

Comentarios

comentarios