article-thumb
   

El Nuevo Herald: Chavismo enfrenta tormenta perfecta el 6D con un arsenal de trampas

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- Las encuestas pronostican que el régimen de Nicolás Maduro enfrentará una tormenta perfecta en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, con la desesperación de los venezolanos gestada por la peor crisis económica en décadas, que deriva en una marejada de votos castigo. Estos se abalanzarán sobre un chavismo desgastado y altamente impopular.

La ventaja de entre 20% y 30% que la oposición le lleva al chavismo, según la mayoría de las encuestas, podría ser contrarrestada por el repotenciado arsenal de trampas y arbitrariedades preparado de antemano por el chavismo, que en su conjunto, convierten el ejercicio electoral en lo que muchos han descrito como un fraude en cámara lenta.

El evento del 6 de diciembre va a ser un desafío entre todo este sistema de ventajismos electorales versus una población que está sostenidamente cansada, que está buscando un cambio”, dijo Orlando Viera Blanco.

Los sondeos muestran que cerca de un 90% de los venezolanos quiere un cambio, y muchos de ellos piensan expresar precisamente eso durante la votación del 6 de diciembre. Pero el esquema de ventajismo tejido por el chavismo no puede ser desestimado.

Ese esquema cuenta con un obsceno redimensionamiento de los circuitos electorales, que en las parlamentarias de 2010 llevó al régimen a obtener 98 de los 165 escaños en disputa. Estos son equivalentes a un 59.4% de los puestos del Parlamento, aun cuando solo obtuvo el 48.13% de los votos.

En juego durante los comicios está el control de la Asamblea Nacional que durante los últimos años ha permanecido bajo el férreo control del chavismo. La oposición ha estado vendiendo el ejercicio electoral como el evento que podría iniciar el proceso de cambio en Venezuela.

Sin embargo, muchos insisten en que la derrota del oficialismo tiene que ser “devastadora”, con una votación de más de dos tercios, para que la nueva asamblea cuente con la fuerza necesaria para enfrentar a los otros poderes secuestrados por el chavismo.

Pese a la creciente impopularidad del régimen, una victoria de esas proporciones parece muy difícil de conseguir, especialmente ante la modificación de los circuitos electorales perpetrado por el Consejo Nacional Electoral, organismo controlado por el régimen para darles más diputados a las regiones tradicionalmente controladas por el chavismo.

Puede leer la nota completa aquí

Comentarios

comentarios