article-thumb
   

El Nuevo Herald: Cuando Pdvsa deje de pagar su deuda cae el régimen de Nicolás Maduro

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- Asfixiado por la aguda crisis de liquidez, el régimen de Nicolás Maduro ya entró en default con el sector privado y los mercados señalan como una posibilidad que declare una moratoria sobre la deuda soberana el año que viene si no mejoran los precios del petróleo. Pero Maduro haría lo imposible por cumplir con las obligaciones de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), incluso si eso significa rematar lo que queda de las reservas internacionales y condenar a millones de venezolanos a pasar hambre.

Analistas consultados dijeron que un eventual incumplimiento de los bonos de Pdvsa propinaría un golpe devastador a la atribulada economía venezolana, al poner en riesgo no solamente los activos que la empresa estatal aún tiene en el exterior sino también su capacidad de exportar crudo, producto que genera el 95% de los dólares que ingresan al país. “Sería el fin. En el momento en que haya una moratoria de deuda de Pdvsa, se cae absolutamente todo, incluyendo el propio Gobierno”, dijo Diego Moya-Ocampos, analista para América Latina de IHS Global Insight.

Otros expertos coincidieron en que una moratoria de deuda de Pdvsa podría llegar a tener consecuencias mucho más severas que las que en el pasado tuvieron las moratorias de Argentina y Ecuador, dadas la inmensa dependencia de la economía venezolana de su industria petrolera y la posibilidad de que los esfuerzos de los tenedores de deuda de congelar los activos de la compañía en el exterior terminen paralizando sus exportaciones de crudo.

Y la amenaza de que eso ocurra es discutida abiertamente en los mercados financieros internacionales, donde ya algunos bonos venezolanos se negocian al 30% de su valor facial, nivel que refleja la expectativa de que el país entrará en una moratoria de deuda.

Venezuela y Pdvsa probablemente pagarán sus obligaciones hasta el primer trimestre del 2016, con la amortización de la emisión, pero en ausencia de reformas estructurales, los siguientes pagos van a depender de los precios del petróleo y de la disposición de China de mantener o incrementar, su nivel de exposición en Venezuela”, advirtió un informe de Barclays Capital.

El que Venezuela logre pagar sus obligaciones va a depender “del mercado petrolero y de China, pero no de cualquier desembolso chino”, explicó Grisanti, al señalar que el último anuncio realizado por Maduro sobre la disposición del gobierno de Pequín de invertir otros $5,000 millones en la industria petrolera del país, no alejan el riesgo de una moratoria de deuda.

Lo que se necesita es una inyección directa de liquidez, de grandes proporciones, que el régimen pueda manejar a sus anchas para pagar deuda y para importar los alimentos que requiere el país para comenzar a paliar la grave crisis de escasez por la que atraviesa, agregó.

Comentarios

comentarios