article-thumb
   

El Nuevo Herald: Leopoldo López, el líder que más inspira confianza para dirigir Venezuela

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- Antes de entregarse voluntariamente a un sistema judicial que sabía injusto, antes de que el chavismo confeccionara toscamente contra él un caso de asesinatos y comenzara a llamarle el Monstruo de Ramo Verde, y antes que sus propios compañeros en la oposición venezolana le dieran la espalda, Leopoldo López pasó días pensando en la responsabilidad del liderazgo.

Antes que él, muchos otros dirigentes perseguidos judicialmente por el régimen bolivariano de Caracas habían optado por salir del país, prefiriendo el exilio a un juicio artificial de desenlace predeterminado. Pero López, quien cumple el jueves dos años de prisión, consideraba que no podía huir en buena conciencia. Hubiera sido el equivalente de abandonar la pelea por el país, un acto de cobardía cuando se tomaba en cuenta que cientos de venezolanos que habían acogido el llamado de salir a protestar pacíficamente en las calles comenzaban a ser reprimidos violentamente, encarcelados y en algunos casos torturados por el régimen de Nicolás Maduro.

Es por ello que López escogió el camino menos transitado, con la esperanza de marcar así toda la diferencia, dijeron familiares, políticos y asesores allegados al dirigente de 44 años. “El jamás le daría la espalda a esa responsabilidad”, dijo desde San Francisco su hermana menor, Adriana López Vermut. “Yo creo que cuando Leopoldo se entregó, lo hizo pensando que estaba representando a millones de personas que no tenían voz y que querían manifestar el deseo del cambio en el país”.

Aunque fueron muchos los que le criticaron por su decisión de entregarse —algunos calificándola de ingenua y otros de un acto de cálculo político— lo cierto es que López se convirtió en el dirigente más popular del país pese a mantenerse incomunicado en la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas.

Según una encuesta publicada en diciembre por la firma Datincorp, el máximo dirigente del partido Voluntad Popular era considerado como el líder que más inspiraba confianza para dirigir los destinos de la nación por el 32% de los venezolanos, seguido por Maduro, con el 21%, y el excandidato presidencial de la oposición Henrique Capriles, con el 12%.

Parte de ese repunte es atribuido a la disposición de nadar contra la corriente, distanciándose de la de sectores dentro de la cúpula de la oposición, agrupada bajo la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que criticó el llamado realizado por López, la ex diputada María Corina Machado y el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma en febrero del 2014, de salir a protestar pacíficamente en las calles.

Puede leer la nota completa aquí

Comentarios

comentarios