article-thumb
   

El Nuevo Herald: Libran orden de captura en EE.UU. contra hijo de Cilia por caso de narcosobrinos

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- Los atribulados sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, quienes enfrentan hasta 30 años de prisión por cargos de narcotráfico en Nueva York, hablaron extensamente después de haber sido arrestados en Haití por las autoridades estadounidenses, que también miran con interés a uno de los hijos de la primera dama, Cilia Flores.

Fuentes familiarizadas con el caso dijeron que Walter Jacobo Gavidia, hijo del primer matrimonio de Flores, es buscado por la justicia estadounidense bajo sospecha que también está involucrado en actividades de narcotráfico.

Gavidia, quien es juez noveno de primera instancia del Área Metropolitana de Caracas, llevaba algún tiempo figurando en el radar de las autoridades estadounidenses, luego que algunos de los testigos de los casos que son investigados lo vincularan con presuntos envíos de droga en aviones del Estado venezolano.

Las fuentes, con conocimiento de la operación que condujo al arresto en Puerto Príncipe y que pidieron no ser identificadas, también señalaron que las autoridades de Estados Unidos han procesado nuevas órdenes de arresto contra otros venezolanos. “Ya se han emitido otras órdenes de arresto en el caso que están selladas. Hay más gente involucrada en el caso”, dijo una de las fuentes que habló bajo condición de anonimato.

Las revelaciones se producen pocos días después que la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) detuviera en Puerto Príncipe a dos sobrinos de la pareja presidencial, Efraín Antonio Campo Flores y Francisco Flores de Freitas, quienes son acusados de conspirar para exportar 800 kilos de cocaína de alta pureza.

Según las fuentes, ambos jóvenes conversaron extensamente con los agentes estadounidenses después de ser arrestados, brindando amplios detalles sobre cómo operaba la red de narcotráfico, y terminando por aportar algunas piezas importantes del rompecabezas sobre las operaciones de lavado de dinero. “Al explicárseles que en la situación en que ellos se encontraban el pasaporte diplomático no les brindaba inmunidad, es que ellos comenzaron a dar nombres”, dijo la fuente.

“En mi experiencia, yo no he visto a nadie que lo condenen a cadena perpetua por este tipo de delito, pero si podrían estar enfrentando 20 o 30 años”, dijo Félix Jiménez, quien llegó a ocupar el tercer puesto en importancia en la DEA antes de pasar a retiro.

Puede leer la nota completa aquí

Comentarios

comentarios