article-thumb
   

El Nuevo Herald: Referéndum revocatorio, jugada de alto riesgo para chavismo y oposición

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- El gobernante venezolano Nicolás Maduro retó esta semana a la oposición a que convocara un referendo revocatorio –planteamiento que luce arriesgado para alguien con un nivel de popularidad del 20%– pero que tampoco sería una apuesta fácil de ganar para la oposición, dijeron analistas.

Si fuese solo por el potencial número de votos que podrían ser emitidos contra Maduro, entonces en la propuesta para remover al actual líder de la revolución Bolivariana cuenta con suficiente respaldo. El 75% de los venezolanos evalúa negativamente la gestión de Maduro y 62% de la población considera que es necesario salir del Gobierno para comenzar a resolver los problemas del país, según una encuesta de la firma Datincorp elaborada en diciembre.

Pero analistas consultados advirtieron que ese triunfo no está asegurado, en parte debido a que para ganar la oposición tendría que superar los casi 7,6 millones de votos que el Consejo Nacional Electoral (CNE) le atribuyó a Maduro en los comicios del 2013. “Esa cifra de más de siete millones y medio de votos en este momento raya dentro de lo que es posible para la oposición”, comentó Alfredo Keller, presidente de la encuestadora Alfredo Keller y Asociados.

Y eso se presta para que el régimen, con el poder para manipular el proceso que ha demostrado en los comicios pasados, pueda a través de la adulteración de un número proporcionalmente bajo de votos alterar el resultado final de la elección. En las elecciones del 6 de diciembre, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), obtuvo 7.726.066 votos, frente a los 5.622.844 que obtuvo el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela, según los datos brindados por el CNE.

Pero esos números lucen muy raros, dijo Keller al resaltar que la mayoría de las encuestas pronosticaban que la oposición obtendría una mayoría mucho mayor. “Es algo que la gente no habla mucho porque la oposición logró obtener una mayoría calificada en la Asamblea Nacional. Pero es imposible que teniendo una diferencia de más de 22 puntos porcentuales, el PSUV haya terminado teniendo el 45% de la votación. Es evidente que hubo una manipulación de la votación el 6 de diciembre”, señaló Keller.

El riesgo a la manipulación, y el hecho de que el chavismo ahora sí estaría dispuesto a hacer cualquier cosa para no perder una elección que sacaría a Maduro del poder, significa que el proceso también es peligroso para la oposición salvo que logre desmontar el control que el régimen ejerce sobre el poco transparente CNE.

En su primer discurso como nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup anunció que una de las primeras tareas del Poder Legislativo será encontrar en seis meses una fórmula constitucional que permita salir del Gobierno. “La gente ya está brava con Maduro”, explicó Marcos Hernández López, presidente de la firma Hernández Hercon.

El pueblo venezolano se desconectó mayoritariamente de la revolución bolivariana, producto de la misma crisis, y nosotros creemos que la actual tendencia va a seguir. La revolución entró en un tobogán, y ya no cubre las expectativas de los venezolanos”, manifestó.

Comentarios

comentarios