Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Destacados

El nuevo poder económico: Cuba se prepara para hacer negocios en Venezuela

Los más importantes ministros de la economía de la isla se reunieron con Nicolás Maduro y Delsy Rodríguez ante la eventualidad de que el nuevo gobierno de Estados Unidos levante las sanciones económicas y los nuevos capitales nacidos en revolución, puedan participar en negocios conjuntos

Foto: Getty Images

Caracas.- Ante la certera posibilidad de que el gobierno de Joe Biden levante algunas de las sanciones  económicas impuestas por Donald Trump a Cuba y  Venezuela, ambos gobiernos comienzan a sacar sus cuentas  y planificar  alianzas  en otros rubros distintos al petróleo.

Lea también: Maduro: Fue capturado uno de los terroristas de la Operación Gedeón

Con  una Asamblea Nacional oficialista dispuesta a legislar cualquier asunto en materia económica, lo  que  podría facilitar al gobierno la privatización de algunas áreas esenciales, el apetito de los nuevos capitales creados en Venezuela  al amparo de la revolución  se convierte en el invitado invisible de estas conversaciones  entre dos países quebrados gracias a su visión arcaica y trasnochada del socialismo que  trataron  de imponer sin ningún éxito visible.

Basta ver el reciente acercamiento entre Fedecámaras y Miraflores para inferir que el sector menos radical del chavismo ha ganado esta batalla y los empresarios se preparan para la nueva realidad post Trump. Así como no es  por azar que los visitantes cubanos a Venezuela fueron los principales ministros de la economía de la isla, quienes  se reunieron  con Nicolas Maduro mientras, desde La Habana, el mandatario Miguel Diáz-Canel recorría algunas provincias agrícolas exhortándoles  a producir con miras a autoabastecer el país y exportar algunos rubros.

En la reunión  entre Maduro y los cubanos estuvo la plana mayor de la isla:  Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera; Nicolás Liván Arronte, ministro de Energía y Minas; Martha Wilson González, ministra-presidenta del Banco Central de Cuba y Roberto López, viceministro de Comercio Exterior «quienes arribaron a Venezuela el pasado 28 de enero para cumplir con una intensa agenda de trabajo con las autoridades gubernamentales venezolanas», decía la nota de prensa de Miraflores. Una agenda que, sin lugar a dudas, incluirá la posibilidad de hacer negocios para producir los dólares que el petróleo ya no genera, con la diferencia de que en esta ocasión será la empresa y el capital privado – lo que hasta hace poco fue  mala palabra para los socialistas de aquí y de Cuba-,  quienes prenderán finalmente los motores de la economía que Maduro nunca logró echar a andar.

Fracasados los cubanos en la producción de azúcar, lo que fue su principal rubro de exportación por décadas,  y fracasados los chavistas en la explotación del petróleo y de todas las empresas básicas que cayeron en sus manos, el triunfo de Biden les permite nuevamente  restaurar la malherida economía de sus países. 

Ya  sin excusas ideológicas, sin guerra económica ni bloqueo, Maduro va a tener que responderle no al país sino  a los cubanos  – sus hijos favoritos-, en caso de que vuelva a fracasar. Toda una posibilidad si los corruptos habituales siguen rondando sus pasos.





Anuncio

Artículos relacionados

Destacados

Vecinos de la localidad han huido, según relatan en las redes sociales

Tecnología y Curiosidades

LinkedIn tiene más de 675 millones de miembros, según su sitio web, lo que significa que alrededor de las tres cuartas partes de la...

Destacados

El gremio periodístico ha pedido al Ejecutivo que sus empleados sean incluidos en las jornadas de vacunación contra el letal virus

Destacados

La familia real ha dicho que quienes asistan a la ceremonia fúnebre cumplirán las medidas de distanciamiento social por la pandemia