article-thumb
   

El observador internacional en las “elecciones” del 20-M que recibió millones por los CLAP

El Cooperante | 31 enero, 2019

Caracas/Foto: César A. Rodríguez.- Uno de los observadores internacionales de las elecciones del pasado 20 de mayo, en las que fue proclamado victorioso Nicolás Maduro, estuvo involucrado en el negocio de los CLAP.

Lea también: Juan Guaidó, el diputado que asumió las competencias del Ejecutivo Nacional

De acuerdo con el periodista Roberto Deniz de Armando.info, a través de la empresa panameña Lido Internacional, Gassan Salama recibió alrededor de 15,4 millones de dólares entre 2017 y 2018 por proveer alimentos para las cajas distribuidas a través de los CLAP.

Salama, quien visitó Venezuela el pasado 20 de mayo para asistir como observador internacional acreditado por el Consejo Nacional Electoral a los comicios presidenciales, es el dueño de Lido Internacional, una empresa que, de acuerdo con la Cámara de Comercio de Colón, se especializa en la distribución de textiles.

Esta compañía, también inscrita en la Cámara de Comercio de Cuba, tiene una sede en Venezuela. Según Pymes Venezuela, Lido Internacional Grupo Salama C.A., tiene su oficina en Las Mercedes, específicamente en el edificio Shirley, piso 1, apartamento 2, donde laboran dos personas.

La misma, se dedica a la importación y exportación desde y hacia Venezuela o cualquier parte del mundo, la compra y venta de efectos de comercio, tales como acciones, bonos, cédulas hipotecarias, y letras de cambio, así como a la administración de inmuebles, entre otras innumerables actividades comerciales. Sin embargo, no cuenta con página web ni hay mayores detalles de su conformación.

Gassan Salama

Pero Lido Internacional, no es la única empresa del panameño envuelta en polémica. Según La Prensa, en 2011, el entonces presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, le habría dado USD 70,000 a Salama a través de Eco Olas S.A., una compañía que colaboró en la búsqueda de una avioneta y sus tripulantes que se estrelló en el mar.

Le puede interesar: Carlos Scull, el representante diplomático de Venezuela en Perú designado por la AN

Para la fecha, Salama figuraba como vicepresidente de Investigaciones Marítimas del Istmo (IMDI), una empresa no gubernamental paralela al Instituto Nacional de Cultura (INAC), señalada de búsquedas ilegales de tesoros y piezas arqueológicas en el mar del archipiélago de las Perlas.

En 2003, IMDI participó en una exploración autorizada por el Gobierno de Panamá en el galeón de San José, del cual, se cree que la compañía vinculada con Salama tomó piezas de plata y oro que no fueron reportadas ante las autoridades y que fueron vendidas, pese a ser un patrimonio cultural.

En 2015, el caso fue expuesto ante la Unesco, la cual concluyó que IMDI había violado las Normas de la Convención, al exportar las piezas submarinas encontradas.

IMDI ha incumplido igualmente la regla contenida en la Convención y las Normas según la cual no puede explotarse comercialmente el patrimonio cultural subacuático. La reducción a un simple valor monetario de las piezas extraídas (llamativamente, solo de las numerosas monedas encontradas) y su tratamiento como pago de trabajos a los diversos miembros de IMDI, así como su posible puesta en circulación comercial a través de páginas web, muestran claramente la intención de la compañía de tratar dichas piezas comercialmente. 

Parte de las conclusiones de la Unesco.

En su prontuario, Salama también guarda cargos públicos. Fue gobernador de la provincia de Colón y presidente de la Cámara de Comercio la mencionada entidad. Además, el empresario de raíces palestinas, es uno de los integrantes de la  Federación de Entidades Americano-Árabes (Fearab) de Panamá.

Comentarios

comentarios