Connect with us

Internacionales

“El odio y la muerte no son las últimas palabras": En Chile celebraron misa por Venezuela

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas, 25 de abril.- En una multitudinaria eucaristía, donde participaron más de mil personas, llevada a cabo en la Parroquia Latinoamericana para la comunidad venezolana en Santiago, el cardenal Ricardo Ezzati pidió por la paz en el país. “El odio y la muerte no son las últimas palabras de la historia. Las últimas palabras son el amor y la vida”, señaló el pastor de la Iglesia de Santiago.

Niños, jóvenes y adultos de nacionalidad mayoritariamente venezolana llegaron hasta la parroquia ubicada en la comuna de Providencia, para celebrar la misa en un día muy especial.

Lea también: “Caos lo generó la crisis de Maduro”: AN condena actos de “colectivos paramilitares”

“Esta eucaristía tuvo un gran sentido para nosotros, ya que como no estamos en nuestra patria, donde en este momento hay una lucha y mucha gente está sufriendo, nada mejor que tomarnos de las manos de Jesús y orar por nuestro país, que creo que es lo que más necesita, mucha oración. Mientras lo hagamos en familia más fuerza tiene. Para nosotros es maravilloso que la Iglesia de Santiago ore junto a nosotros por Venezuela, señaló María Laura Lizcano, de la comunidad de venezolanos.

Le puede interesar: AN dio 72 horas a Saab para iniciar remoción de magistrados o será “cómplice del golpe”

Por su parte, el cardenal Ricardo Ezzati deseó en su homilía que “ la paz del Señor resucitado habite en el corazón de cada uno de ustedes, de sus familias y de una manera muy particular en este tiempo, habite en su querido Venezuela, parte tan hermosa de nuestra patria grande que es América Latina”. También comentó que “con los obispos de Venezuela en muchas ocasiones hemos reflexionado y orado por lo que sucede en su patria. Y hemos vivido y seguimos viviendo en la oración y en la comunión los anhelos más bellos y más profundos del pueblo venezolano”.

Para finalizar, señaló según una nota de prensa que la casa de Dios es la casa de todos: “Quisiera invitarlos a no olvidar nunca que la Iglesia tiene las puertas abiertas para ustedes y sus familias. No solo para acogerlos, también para integrarlos”.

Advertisement




Tendencias