article-thumb
   

El pacto del Psuv con sectores minúsculos de la oposición para dar la última estocada a la AN

Danny Leguízamo | 16 septiembre, 2019

Caracas.- Tras ordenar a sus legisladores abandonar la legítima Asamblea Nacional en 2017 por encontrarse en “desacato”, el Gobierno asomó este lunes el retorno al Parlamento tras el anuncio de un “diálogo” con sectores minúsculos de la oposición, representados por Claudio Fermín, Timoteo Zambrano, Felipe Mujica y Luis Augusto Romero, de los partidos MAS, Avanzada Progresista, Soluciones y Cambiemos, cuyas fracciones son minúsculas.  De esta manera, el régimen intenta consumar el plan de elecciones anticipadas de la Asamblea Nacional, un plan anunciado por el chavismo desde hace varios meses, al tiempo que la oposición intenta elecciones, pero presidenciales, algo que pone en duda que la disidencia acepte participar en un proceso convocado por un Gobierno al cual consideran de facto.

Le puede interesar: El caso del funcionario de la FAES que abusó de siete jóvenes y las grabó en videos (+Fotos)

Luego del fracaso del mecanismo de Oslo que implosionó con el retiro de la delegación de Nicolás Maduro tras el anuncio de sanciones por parte de Washington a Caracas, el régimen anunció este lunes el inicio de una “Mesa de Diálogo Nacional” con representantes de partidos minoritarios de la oposición y bajo la coordinación de Jorge y Delcy Rodríguez, dos jefes clave de la cúpula madurista.





Un nuevo Consejo Nacional Electoral, libertad para presos políticos, intercambio de petróleo por alimentos y el retorno del bloque del Psuv al Parlamento, son parte de los temas que se discutirán en la Mesa, según expresó Jorge Rodríguez.

“Comparezco ante ustedes con un gran sentido de responsabilidad, pensando en el pueblo venezolano, recuperemos el tiempo perdido, queremos ofrecerles un camino diferente al del odio. Ustedes son testigos del arduo trabajo de 3 meses y de lo que está por venir (…) el fin no justifica los medios, el fin debe ser la Venezuela de todos, no de una parte frente a la otra”, dijo Timoteo Zambrano.

La oposición mayoritaria, representada por los partidos Acción Democrática, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia, sugirió en Oslo la conformación de un consejo de transición con el fin de promover elecciones libres pues, a juicio del bloque, Nicolás Maduro es ilegítimo tras reelegirse en un dudoso proceso electoral en mayo de 2018. Al menos 50 países han respaldado a este sector de la oposición, liderado por Juan Guaidó, actual presidente encargado de Venezuela y jefe del Parlamento, controlado en dos tercios por la disidencia.





“Hago pública nuestra propuesta de solución que el régimen negó: la salida de Maduro y mi separación de la presidencia encargada, y la conformación de un Consejo de Gobierno plural para dar entrada a la ayuda humanitaria y convocar elecciones presidenciales libres”, explicaba Guaidó en una alocución ofrecida este lunes.

Nicolás Maduro ha anticipado en reiteradas ocasiones que la actual Asamblea Nacional, cuyo período vence el 05 de enero de 2021, debe ser renovarse. Pide un adelanto de las elecciones. Lo pide tras más 60 sentencias del Tribunal Supremo de Justicia en contra de los legisladores, que ha provocado la anulación de sus competencias y el allanamiento ilegal de la inmunidad de al menos 36 legisladores. Muchos de ellos han tenido que huir del país o refugiarse en embajadas, mientras que el primer vicepresidente de la Cámara, Edgar Zambrano (AD) fue secuestrado en su vehículo y recluido en Fuerte Tiuna desde hace más de 4 meses, en condiciones de aislamiento.

De esta manera, el Gobierno intenta legitimarse y dar la última estocada a la Asamblea Nacional, único poder legítimo reconocido por buena parte de la comunidad internacional.

 

 

 

Comentarios

comentarios