article-thumb
   

Francisco llama a los bolivianos a “ser fermento de un mundo mejor”

Admin

EFE.- El papa Francisco llegó este miércoles a Bolivia para comenzar una visita de tres días, como segunda parada de su gira por Suramérica que comenzó en Ecuador y seguirá el viernes en Paraguay.

Francisco llegó en un vuelo de la aerolínea estatal Boliviana de Aviación (BOA) a las 17.16 hora local (21.16 GMT) al aeropuerto de la ciudad de El Alto, situada a 4.000 metros sobre el nivel del mar.

La aeronave procedente de Quito, un Boeing 737 bautizado como Pastor Uno, fue decorada internamente con motivos de la cultura prehispánica tiahuanacota, y aterrizó con una hora de retraso respecto a lo previsto en el programa oficial.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que “quien traiciona a un pobre, traiciona a Cristo”, en su mensaje para saludar al Papa Francisco. El mandatario hizo un corto discurso de bienvenida en un atril instalado en un campus colmado por 150 mil personas en el aeropuerto de la ciudad de El Alto.

Por su parte, Francisco elogió la belleza de Bolivia y los esfuerzos que han realizado sus gobernantes para incluir a todas las minorías en las diferentes áreas. El Sumo Pontífice dijo sentirse “alegre” por haber llegado a una nación “que se dice a sí misma pacifista, y que promueve la cultura de la paz y el derecho a la paz”. También destacó que Bolivia está “dando pasos importantes para incluir a amplios sectores en la vida económica, social y política del país”.

“Cuánta alegría nos da saber que el castellano traído a estas tierras convive con 36 idiomas originarios, amalgamándose, como lo hacen en las flores nacionales de kantuta y patujú el rojo y el amarillo, para dar belleza y unidad en lo diverso”, explicó.

Francisco hizo referencia a cómo en Bolivia “arraigó con fuerza el anuncio del Evangelio” y cómo a lo largo de los años “ha ido iluminando la convivencia, contribuyendo al desarrollo del pueblo y fomentando la cultura”. A los fieles les pidió ser “fermento de un mundo mejor y colaboremos en la construcción de una sociedad más justa y solidaria”.

Para concluir confió su visita al amparo de la Santísima Virgen de Copacabana, le pidió que proteja a todos sus hijos y se despidió con el tradicional “Jallalla Bolivia”, (viva Bolivia en el idioma quechua y aymara).

Comentarios

comentarios