article-thumb
   

El plan de Cabello para impedir el ingreso de diputados opositores al Palacio Federal

Danny Leguízamo | 14 enero, 2020

Caracas.- Nicolás Maduro ya aprendió la lección. Y no quiere que se repita la escena del pasado 7 de enero, cuando un centenar de diputados entró a empujones al hemiciclo del Palacio Federal Legislativo para la jura de Juan Guaidó, presidente encargado y jefe reelecto del Parlamento, muy a pesar de Luis Parra. De allí que Diosdado Cabello, tras la presentación de la Memoria y Cuenta de Maduro este martes en la espuria Asamblea Nacional Constituyente, esbozara un plan para impedir que los legisladores de la oposición vuelvan a ingresar al Capitolio.

Le puede interesar: Maduro firmó decreto para imponer uso del petro en transacciones de organismos públicos

Juan Guaidó anunció para el próximo miércoles una sesión de la Asamblea Nacional en el Palacio Federal Legislativo junto a los maestros. Envió una misiva al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, recordando su obligación de permitir el ingreso de los diputados de la Asamblea Nacional.





Pero a Diosdado Cabello y a Nicolás Maduro, desde luego, no les gustó la idea. No les resulta cómodo un Juan Guaidó con Henry Ramos Allup y el resto de los legítimos diputados ejerciendo su derecho a todo trance, como ocurrió el pasado 7 de enero, un día en el que hasta los efectivos que custodian ambos hemiciclos del Palacio tuvieron que salir, literalmente, corriendo despavoridos del lugar.

«Tenemos mucho trabajo», dijo Cabello sobre la ANC tras escuchar el mensaje de Maduro. Y luego anunció el trabajo permanente «de todas las comisiones de la ANC» en el Palacio. La de Contraloría -sugirió-, puede sesionar «aquí en un pasillo». Más adelante, convocó a sesión de la espuria ANC, también con los maestros, y también en el Palacio Federal.

Claro está, la «idea» de Cabello no fue casual. Ni una improvisación. Aunque no lo confiesen. La idea es arrebatar a las fuerzas democráticas un símbolo. El Palacio es un símbolo. Y en política, los simbolismos cuentan. Pero ya lo anticiparon varios diputados opositores: «Sesionaremos entonces en otra parte».