article-thumb
   

El portazo que le dieron a Maduro en China cuando pidió plazo para pagar deudas

Danny Leguízamo | 19 septiembre, 2018

Caracas.- Comprometida. La situación de Nicolás Maduro es comprometida. Lo saben en China y por eso han tomado acciones para evitar que el financiamiento otorgado a Venezuela durante dos lustros no pueda seguir siendo pagado con petróleo, pues se entiende, la estatal Pdvsa ha declinado su producción hasta en un 50% en lo que va de chavismo. Suficiente para prender las alarmas dentro y fuera del país aunque, en este caso, más afuera que adentro.

De allí que el nuevo “financiamiento” acordado bilateralmente de 5 mil millones de dólares vaya destinado al incremento de la producción. Y de los 1,5 millones de barriles que Maduro pretende elevar la producción, un millón se irán para cancelar la nueva deuda a China. Y de allí, también, que cuando Maduro pidió dos años de gracia, se los negaron y a cambio, le otorgaron apenas seis meses. Un portazo en la cara. Seis meses no es nada. 

Le puede interesar: Maduro promete duplicar la producción de petróleo, pero 1 millón de barriles serán para China

A ese millón futuro de nuevos barriles de petróleo que servirán la deuda, hay que sumar el medio millón de barriles diarios que ya se despachan desde 2008; es decir, Venezuela tendrá que enviar a China 1,5 millones de barriles diarios en el mediano plazo, si es que la producción efectivamente se duplica como lo prometió Maduro este martes:

“Hemos iniciado un proceso de recuperación. He puesto el término de un año. El inicio fue el 20 de agosto de 2018 y finalizará el 20 de agosto 2019 para llegar al doble de la producción petrolera que hoy tenemos. Debemos cumplir grandes metas, entre ellas un millón de barriles de petróleo para China“.

Pero el problema no termina allí. Para el Gobierno de Maduro eso es lo de menos, pues como ya hemos explicado en El Cooperante, lo de China con Maduro no es financiamiento, sino la toma de lo que queda de Pdvsa. El problema mayor, advierten fuentes ligadas al régimen, es la capacidad de recuperación a corto plazo de los pozos que otrora eran ejemplo de funcionamiento, y que ahora son indispensables para extraer el crudo que ya está comprometido.

 

Comentarios

comentarios