Connect with us

Vitrina

El príncipe William defiende a la monarquía británica de la acusación de racismo

El palacio de Buckingham está luchando por silenciar las críticas después de que Harry y Meghan alegaran que la duquesa fue víctima de racismo y trato insensible durante su tiempo como miembro activo de la familia real

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas.- El príncipe William defendió el jueves a la monarquía británica de la acusación de racismo que hicieron los duques de Sussex en una entrevista que concedieron a Oprah Winfrey.

Lea también: El 59,4% de venezolanos está de acuerdo con una negociación entre el gobierno y la oposición

“No somos una familia racista”, dijo William, de 38 años, a la prensa, mientras su esposa, Kate, caminaba a su lado.

El duque de Cambridge, segundo en la fila al trono después de su padre, el príncipe Carlos, hizo los comentarios durante una visita a una escuela del este de Londres. Si bien los miembros de la familia real a menudo ignoran tales consultas, el duque aprovechó la oportunidad para abordar las explosivas acusaciones que han sacudido a la monarquía.

El palacio de Buckingham está luchando por silenciar las críticas después de que Harry y Meghan alegaran que la duquesa fue víctima de racismo y trato insensible durante su tiempo como miembro activo de la familia real.

La monarquía trató de responder a los cargos con una declaración de 61 palabras que los críticos llamaron "demasiado poco, demasiado tarde".

Advertisement

Los Sussex, quienes abandonaron sus deberes reales el año pasado y se mudaron a Norteamérica, dijeron en una entrevista que Meghan se sentía tan aislada y miserable como miembro activo de la monarquía que tenía pensamientos suicidas.

Tras su declaración, la reina Isabel II afirmó que la familia real «se entristece» al conocer los desafíos que el príncipe Harry y Meghan enfrentaron en los últimos años que pasaron como miembros activos de la realeza.

«Toda la familia se entristece al conocer el alcance de lo desafiantes que han sido los últimos años para Harry y Meghan», dijo la soberana de Reino Unido en un comunicado, asegurando que «las cuestiones planteadas, especialmente las referentes a la raza, son preocupantes».

Las acusaciones, y la respuesta del palacio, han desencadenado conversaciones en todo el mundo sobre el racismo, la salud mental e incluso la relación entre Gran Bretaña y sus antiguas colonias.

Asimismo, la entrevista también reveló tensiones entre Harry y William, quienes durante mucho tiempo habían sido vistos como cercanos y se apoyaron mutuamente después de la muerte de su madre, la princesa Diana, refirió AP.

Gran Bretaña es una monarquía constitucional y la familia real tiene prohibido legalmente intentar influir en la política pública. 

Advertisement




Tendencias