article-thumb
   

El repliegue de Diosdado Cabello que dice mucho sobre las negociaciones con la oposición

Danny Leguízamo | 2 agosto, 2019

Caracas.- Diosdado Cabello, el número dos del régimen, fue el artífice del cambio radical de línea en las negociaciones de Barbados que trancaron el juego en la última ronda. Pero ahora hubo un retroceso. Un repliegue. Cabello ha dicho que respalda las negociaciones con la oposición. Y Oslo avanza. A pesar de los pesares. La negociación todavía no está muerta. Y ese es el dato clave.

Le puede interesar: Las amenazas de Rafael Ramírez que Nicolás Maduro ignoró

El responsable de la tranca en las negociaciones con la oposición en Barbados ocurrida en la última ronda fue Diosdado Cabello, quien luego de los hechos del 30 de abril adquirió mayor protagonismo y poder dentro del régimen, tal como explicó el periodista Juan Carlos Zapata en una entrevista concedida a El Cooperante. “Si él quisiera, pudiera actuar contra cualquier poder chavista en Venezuela. Tiene ese poder en sus manos. Y no lo va a soltar”, sentenció sobre Cabello el también escritor y fundador de Alnavío y KonZapata.





Pero tras el fracaso de la última la ronda, las delegaciones regresaron a Caracas para una fase de consultas tanto con Juan Guaidó como con Nicolás Maduro. Recientemente, ha dicho el opositor Stalin González que las conversaciones se retomarán en Oslo. “Hemos iniciado otra ronda de reuniones en el marco del Mecanismo de Oslo. Insistimos en la búsqueda de una salida constitucional que ponga fin al sufrimiento de los venezolanos. Nuestro pueblo necesita resultados definitivos para salir de la crisis donde estamos”, apuntó el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional el 31 de julio.

Cabello se había negado rotundamente a la discusión de elecciones presidenciales. Pero ese es el tema sobre la mesa. La comunidad internacional -particularmente Estados Unidos- presionan para que las negociaciones avancen. Y avanzaron. Avanzaron a pesar de Cabello, quien al parecer, se vio obligado a un repliegue que aunque no anticipa ninguna solución a la vista, habla sobre un giro en la línea originalmente planteada. “Donde sea nos vamos a reunir y nos sentamos, no vendemos nuestras convicciones, no vendemos el socialismo, levantamos las banderas de Chávez, de Bolívar y nuestra propuesta es el socialismo bolivariano”.

Donde sea, dice Cabello, cuando antes la norma era la negación. Nos sentamos, afirmó. No cambiamos nuestros principios, apunta. El número dos del chavismo se repliega. Temporalmente. Pero se repliega. Y esto anticipa que las negociaciones no están muertas.





 

Comentarios

comentarios