article-thumb
   

“El tiempo no está de su lado”: En Rusia dudan de la capacidad de Maduro para sostenerse en el poder

El Cooperante | 7 febrero, 2019

Caracas.- El aislamiento de Nicolás Maduro en el escenario internacional se ha agudizado luego de la juramentación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Buena parte de Occidente ha optado por reconocer a Guaidó, quien ha sido respaldado por el Gobierno de Estados Unidos. Entre los pocos aliados de Maduro, al menos en teoría, se encuentran Cuba, Rusia, China y Turquía. Desde el Kremlin comienzan a mostrar síntomas de que no hay confianza plena en que Maduro pueda sostenerse en el poder.

Le puede interesar: Primer cargamento de ayuda humanitaria llegó a Venezuela, según autoridades de Puerto Rico

“Después de comprometerse con el apoyo total al régimen asediado del presidente venezolano Nicolás Maduro, Rusia está empezando a mostrar signos de duda sobre su capacidad para sobrevivir a un desafío de la oposición. Aunque Moscú no ha renunciado a su respaldo público de Maduro, reconoce cada vez más que el desastroso estado de la economía de Venezuela está agotando inexorablemente lo que queda de su apoyo público, dijeron dos personas cercanas al Kremlin. Al mismo tiempo, la renuencia del ejército a reprimir a sus propios ciudadanos limita su capacidad de usar la fuerza para aplastar el desafío a su Gobierno, dijo la gente, que pidió no ser identificada porque el tema es delicado”, refiere el diario The Moscow Times.

Desafortunadamente, el tiempo no está del lado de Maduro (…) En una situación de empeoramiento de la crisis económica, el estado de ánimo en la sociedad puede volverse rápidamente en su contra ”, afirmó Vladimir Dzhabarov, primer vicepresidente del comité de asuntos internacionales en la cámara alta del Parlamento ruso, citado por The Moscow Times.

“Durante años, Rusia junto con China ha sido un importante patrocinador de Maduro, con vínculos que se remontan a 1999 cuando su predecesor Hugo Chávez llegó al poder. Extendió miles de millones de dólares en préstamos e inversiones, la mayoría por el gigante petrolero estatal Rosneft PJSC, y está luchando para proteger sus intereses mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intensifica sus esfuerzos para expulsar al líder venezolano, paralizando la economía del país con sanciones. A pesar de la historia de apoyo, Moscú ha descartado proporcionar dinero nuevo a un aliado que tuvo que reestructurar sus deudas anteriores”, sentencia el diario.

Maduro atraviesa su peor crisis política y económica en seis años en el poder. Con una hiperinflación que podría cerrar 2019 en al menos 10 millones por ciento -según estimaciones del FMI- y una oposición que se ha unificado en respaldo a Juan Guaidó con importante apoyo de la comunidad internacional, son muchos los analistas que prevén una salida del chavismo del poder.

 

Comentarios

comentarios