Connect with us

La Lupa

El venezolano que logró una Estrella Michelin tiene tres restaurantes en Washington  

Enrique Limardo ha logrado no solo el reconocimiento de la famosa guía francesa sino que se ha transformado en un exitoso empresario de la gastronomía porque sus tres restaurantes, Seven Reasons, Imperfecto e Immigrant Food - donde sirve tequeños y cerveza Polar-, han obtenido las mejores críticas de los conocedores de la buena cocina

Publicado

/

Caracas.- Su primer restaurante en Washington, Seven Reason, fue considerado tanto por la revista Esquire como  por el crítico gastronómico del Washington Post, Tom Sietsema, como el mejor restaurante de la ciudad  en 2019, a solo seis meses de su apertura.

Lea también: Micro Escuelas: la revolución del conocimiento que estalló en Petare necesita Internet

Con una experiencia en los fogones ya muchas veces contada, Limardo comenzó en Venezuela, trabajó con los mejores en la ciudad meca de los sabores, San Sebastián, abrió dos locales en Caracas, laboró en Barbados  y en el restaurante Alma Latina en Baltimore, donde conoció a otro chef venezolano, José Ignacio Useche,quien  lo acompañó como socio y sous chef en Seven Reasons y luego en  Imperfecto.

Porque la ruta de éxito de Enrique Limardo dio el salto mayúsculo cuando él y su socio, el argentino Ezequiel Vásquez, decidieron abrir Imperfecto que acaba de recibir su primera Estrella Michelin y ha sido tan reconocido en Washington DC, que hasta el mismísimo Presidente Joe Biden fue a cenar con su familia al local en diciembre pasado. 

Con capacidad para 100 comensales, Imperfecto ofrece  un comedor privado para 35 y personas y un menú  inspirado en la cocina mediterránea y América del Sur, donde se puede degustar un risotto cubierto con una salsa de mole de México, así como un plato de pierna de cordero marroquí que lleva quinua, originario de Perú, en lugar de cuscús. Aunque en la llamada " mesa de chef", para doce personas, ofrecen un menú de degustación distinto al del resto del restaurante, cuyo costo sin bebidas alcanza 150 dólares por persona, más otros 125 por el vino que acompañe a la selección.

Limardo asegura que la factura promedio puede llegar a costar 110 dólares por persona y algunos  podrán organizar una comida que cueste solo  65 dólares. Lo difícil es conseguir reservación.

Advertisement

Sin ir muy lejos,  para el próximo Día de las Madres ya tienen todas las reservaciones copadas. Y cualquiera que intente realizar una reservación a través de su portal, debe cancelar 250 dólares como adelanto, para lo cual  permite esperar menos de 9 horas, que cuenta implacable un reloj en el sitio de reservas.

También socio de Immigrant Food, ubicado dentro de "El Museo de la Palabra" de Washington DC, en este restaurante sirven platos que combinan las cocinas de varias  culturas de inmigrantes en los EE. UU incluidos los tequeños ("A traditional Venezuelan appetizer served with a chili garlic mayo dipping sauce", explica el menú), el casabe, que acompaña un pollo a la milanesa o  la cerveza Polar, entre decenas de otros ingredientes de México, China, Vietnam, Siria o  Tailandia y hasta Ucrania. Política que se extiende al bar porque han creado cócteles con nombres de obras famosas de los mejores escritores o poetas de cada región, como Don Quijote,  Invictus o Ternura, para recordar a Gabriela Mistral.

Un intento, como lo esbozan en su portal, de celebrar que la historia de Estados Unidos es la historia de los inmigrantes y sus aportes en la cocina y en la palabra.La mejor noticia es que en Inmigrant Food  los precios son mucho más accesibles y sería la manera más económica de conocer parte de la sazón de este cocinero venezolano que se hizo amigo de otro cocinero venezolano y seguramente ambos han celebrado como se debe su reciente  ingreso al Olimpo de los mejores.



Tendencias